sábado, 12 de mayo de 2012

El terror de lo funcionarial



A mí la primera parte ya me daba mala espina, pero siempre cabe la terrible posibilidad de que una película que merecía quedar en el ostracismo, y apoyada por un relativo éxito, se convierta en lo que nunca debió ser: una franquicia. Y es que 30 DAYS OF NIGHT: DARK DAYS se supone que es la secuela de aquella otra que transcurría en Alaska y que tomaba prestada la estimulante apariencia estética de la novela gráfica en la que se basaba. Vale; porque hasta ahí la broma estaba bien, pero ya es demasiado que nos vendan una serie Z directísima al DVD como no sé qué repanocha de vampiros feúchos y torpones, que lo son un rato; y no se entiende (en la otra tampoco, aunque la excusa de la noche que duraba un mes ayudaba a paliarlo), porque otra vez la cosa comienza presentando unos vampiros que son poco menos que omnipotentes para, inmediatamente después, hacerlos cometer estupideces tales como perseguir a unos tipos (que no se sabe cómo corren tan rápido) justo cuando quedan escasos minutos para el alba... ¡coño, espérese usted en su casa y hágalo a las 3 de la madrugada!... ¿no?... ¿no?... En fin, que para un piloto jurisprudencial podría servir, pero como todo está tan visto y tiene tan poquísima chicha, no se pierden nada si prefieren ir a pescar al Duero o practicar Zumba, que es como el Fitness pero nuevo, así que parece nuevo aunque sea lo mismo... Sí, lo mismico que esta peli...
Saludos nocturnos.

2 comentarios:

You Trailer dijo...

Poca imaginación

dvd dijo...

¿Yo o la peli?... pregunto...

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

¡Cuidao con mis primos!