lunes, 29 de febrero de 2016

D. W.: El padre del cine #52



Griffith rodó una comedia ligera en 1928 titulada THE BATTLE OF THE SEXES, en la que adelantaba gran parte del consistorio de Hollywood en esta materia para los siguientes treinta años y, de paso, demostraba su versatilidad, adaptándose a casi cualquier género. El resultado, sin ser nada espectacular, sí es eficaz y cumple con su cometido, que no es otro que entretener a la par que instruir moralmente a una sociedad que el viejo maestro consideraba fatalmente casquivana. Para ello contó con una de las primeras blonde fatale del cine, la explosiva Phyllis Haver, que interpretaba a una señorita irresistible y amoral que intenta trajinarse a un señor mayor, casado y con hijos, que curiosamente recayó en el magnífico actor danés Jean Hersholt, que apenas superaba los cuarenta años. El film comienza con un tono decididamente cómico, para concluir flirteando con la tragedia cuando la hija del embelesado descubre lo que ocurre e intenta convencer a su padre del error que está cometiendo. Bastante más plana que otros trabajos similares de Griffith, resulta curioso comprobar, sin embargo, cómo ya en esta última época las imágenes filmadas aún por Billy Bitzer podían demandar incluirse en un primigenio sonoro; porque, incluso en eso, hablamos de genuinos pioneros.
Saludos.

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

7 al azar


¡Cuidao con mis primos!