jueves, 4 de febrero de 2016

Los poemitas 1



Hablaba aquí hace una semana de un corto de Chantal Akerman en el que la cineasta belga confiaba todo el valor de una minúscula pieza de cámara al movimiento rotacional de la ídem. Hoy traigo un par de cortos (muy cortos) del amigo Weerasethakul, dos trabajos que, como el antes mencionado, parecen más borradores de ensayo técnico que trabajos completos.
En THE ANTHEM, el director tailandés traza una elipsis formal de 360º alrededor de una cancha de badminton, donde además de ver a jugadores entrenando, hay un curioso grupo de baile tradicional, además de todo el equipo de rodaje, que en nigún momento queda fuera de campo. Desconozco si la idea era aglomerar aspectos irreconciliables, pero el mínimo prólogo presentaba una amena charla entre señoras de avanzada edad mientras toman el té... o el café...





Aún más inabordable es la propuesta contenida en HAIKU, de 2009. una especie de sueño filmado con lentes de alta intensidad, en la que varias personas duermen dentro de un habitáculo mientras son observadas po alguien que acaba de entrar. En una videoinstalación puede tener su gracia, pero son dos minutos de luz roja y ronquidos, así que...
Saludos.





... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

7 al azar


¡Cuidao con mis primos!