lunes, 1 de febrero de 2016

D. W.: El padre del cine #48



SALLY OF THE SAWDUST fue otra de las "perdidas" de Griffith, hasta que hace unos años se encontró una copia en un sorprendente buen estado y se realizó una restauración ampliamente celebrada por cinéfilos de todo el mundo. Se trata de una adaptación de la obra teatral "Poppy", de Dorothy Donnelly, con aquella efímera gran pareja que formaron el incontenible W. C. Fields y una ya consagrada Carol Dempster. La trama se inicia con el largo viaje emprendido por ambos, padre e hija, tras perder el circo que tenían en propiedad por culpa de las deudas contraídas por el padre; "aparentemente" sin rumbo, llegan a una ciudad, donde intentarán establecer y consolidar un nuevo espectáculo en la feria de variedades. Sin embargo, no todo parece casual, ya que el padre busca el patrocinio en particular de un potentado, aunque es repetidamente advertido de que no le hace mucha gracia el mundo del espectáculo. Casi como en una jugarreta del destino, la joven cae rendida ante el hijo del deseado mecenas, ante la desaprobación lógica de los dos progenitores... aunque por dos razones muy distintas.
Pese a un metraje excesivo para la chicha de la historia que se cuenta, SALLY, LA HIJA DEL CIRCO es una película francamente entretenida, capaz de combinar las payasadas de Fields con el talento de Dempster para el drama romántico. Y todo ambientado en el mundo del circo, donde precisamente Griffith explosiona con algunos montajes elegantemente fascinantes. Una de sus imprescindibles, sin lugar a dudas.
Saludos.

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

7 al azar


¡Cuidao con mis primos!