jueves, 11 de febrero de 2016

Los poemitas 2



En 2009, un año antes de obtener la Palma de Oro, Weerasethakul presentaba en sociedad al Tío Boonmee en un extraordinario cortometraje de poco más de quince minutos. A LETTER TO UNCLE BOONMEE es un artefacto tan extraño que prácticamente roza la ciencia ficción, o más bien una ficción desligada de toda realidad para, mediante la simple lectura de una carta, nos veamos transportados a un mundo fantasioso donde los seres humanos son felices. Nabua, el Macondo particular del director tailandés, le sirve para desplegar su particular universo de seres sobrenaturales que se mezclan con "naturalidad" con los hombres, pero también para elevar una dolorosa denuncia, la que habla del final de una civilización, situada en un lugar concreto de Tailandia y respetuosa con la tradición oral y escrita, y que poco a poco ha sucumbido ante la llegada de la tecnología, que ha obligado a sus habitantes más jóvenes a irse a las capitales. La cámara de Sayombhu Mukdeeprom barre un lugar tan hermoso como desolado, confronta los reflejos de este momento perecedero y da cuenta de los hogares vacíos. Pero allí, a lo lejos, un poco escondido y apenas entre los vapores del pasado...




Volviendo a las instalaciones, una de las mejores y más imaginativas de Weerasethakul es PHANTOMS OF NABUA. Concebido en varias partes para el proyecto Animate, coproducido junto a Alemania y Reino Unido, es una especie de celebración de la luz, como si el movimiento humano siempre desafiara a la oscuridad imperante y nos sacara de las sombras de la ignorancia. Primero, un simple partido de fútbol entre unos muchachos, solo que el balón arde; después, los mismos protagonistas asisten sorprendidos a un extraño y exuberante baile de relámpagos. Es la oscuridad cercenada, partida por la luz. Los hombres siempre como invitados al espectáculo de la naturaleza...
Saludos.

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

7 al azar


¡Cuidao con mis primos!