jueves, 18 de febrero de 2016

Los poemitas 3



Rematamos la extensa nómina de cortometrajes de Apichatpong Weerasethakul con dos trabajos muy similares, si no en la forma sí en el fondo. ASHES, de 2012, es una trepidante sucesión de instantáneas captadas por el director con su LomoKino y que aparentemente parece una visión optimista y colorista de un país ancestralmente refractario a los cambios radicales. Lo que se cuenta en realidad es el desencanto de la juventud, atrapada por un sistema económico que les obliga a abandonar sus lugares de origen; tanto o más importante es el proceso de despersonalización e incapacidad para conciliar distintas sensibilidades, punto capital en la filmografía de AW y que queda corregido y aumentado en el siguiente corto.





Porque VAPOUR, premiada en el Festival de Busan del año pasado, parece el fantasmal retrato de un pueblo, Toongha, cuyos habitantes sufren el abandono consciente del gobierno, que les ha condenado a vivir en condiciones infrahumanas, Weerasethakul lo escenifica gloriosamente en la literal desaparición de los cuerpos, las casas, las formas conocidas, bajo la influencia de una espesa niebla (el "vapor" del título) que lo fagocita todo hasta no dejar un solo rastro visible de una comunidad que lucha sin armas por la conquista de su propia dignidad.
Saludos.

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

7 al azar


¡Cuidao con mis primos!