domingo, 3 de enero de 2016

Rincón del freak #218: Ovejita... ovejita...



Comienzo del nuevo curso indéfilo tras unas magníficas y creo que merecidas vacaciones. Y como dejamos el tinglado en un Sábado cualquiera, lo suyo era continuarlo en un Domingo como éste, que es un día ya recoleto de fastos y excesos navideños. De excesos va CAPITALISM: A LOVE STORY, una película de Michael Moore... Y creo que muy poco más es necesario añadir a estas líneas, porque el film lo vi hace poco y de mucha casualidad, porque la tenía por ahí grabada y me acordé de que ya le había dado calabazas en varias ocasiones.
Yo sé quién es Michael Moore, y a estas alturas lo sabe hasta mi abuela. Michael Moore no es un director de cine, sino un agitador tan expeditivo como entusiasta; utiliza el sentido del humor para disfrazar su falta de inventiva y, qué demonios, al fin y al cabo Yanquilandia es la patria de dos cosas: el entretenimiento y el dinero. CAPITALISM... habla de lo segundo usando las pautas de lo primero, nos cuenta que el gobierno estadounidense anduvo secuestrado por Wall Street y que todos los movimientos en el Congreso pasaban por la ideología ultracapitalista de Goldman Sachs. Todo eso es magnífico, aplaudible y piropeante, pero Moore cree que su propuesta ética es tan potente, tan indiscutible y justa, que cualquier parecido al rigor o a la inventiva no aparece por ningún lado. Hay a quien no le importa, se llama panfleto y da igual que esté cercano a tu propia ideología, el panfleto no inquiere, no duda, no retuerce, simplemente está del lado de la verdad, y quizá así sea en este caso, pero para que yo valore justamente la "obra" más allá de la bandera y la pancarta necesito algo más que a este orondo señor rodeando un centro de inversiones con cintas policiales y "arrestando" a los atónitos ocupantes del mismo. Efectivamente, también necesitaría una percutiva más profunda que nos aclarase "por qué". El "cómo" ya lo sabemos.
... Ah, y que Obama no ha solucionado nada...
Saludos.

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

7 al azar


¡Cuidao con mis primos!