jueves, 28 de enero de 2016

En el goce



Me parece necesario hacer un punto y aparte en la filmografía de Apichatpong Weerasethakul llegados a su segundo largometraje, porque BLISSFULLY YOURS se revela como su trabajo más audaz y a la vez más convencional. A los ojos occidentales, un descarado tratado de inocencia en estado salvaje, al tiempo que da la primera medida sobre un creador de imágenes que por libre no es menos riguroso y observador. Lo que más llama la atención es su estructura; con los títulos de crédito prácticamente a la mitad, realmente la película, la narración, se "desdobla" conscientemente, sin atisbo de diletantismo o pedantería gordal, sino más bien dejando claro que para los personajes principales hay un antes y un después muy acusado toda vez logran conquistar sus minutos de plenitud y felicidad, que Weerasethakul identifica con dos espacios alegóricos: la frontera birmano-tailandesa y un bucólico y apartado lugar en el bosque, junto a un pequeño lago. Un joven es examinado por un médico por una dolencia tópica, le acompañan una joven y una mujer de mediana edad; el joven no habla, y las mujeres lo achacan a que la infección que sufre le ha afectado la garganta. Después los tres se encaminan hacia Birmania. Con apenas un par de trazos, el director tailandés nos ha descrito la situación en un país y en otro, y tras los "intertítulos" de crédito, empieza "la otra película", casi un ejercicio renoiriano en el que los diálogos quedan compuestos por banalidades e importa la sensualidad de los cuerpos, disfrutando de unos momentos de goce, y universalizando la humanidad como unidad de medida de nuestros anhelos, pero también de la incapacidad que sufrimos actualmente para amar sin reservas. Porque lo que BLISSFULLY YOURS propone, sobre todo, es una emocionante vuelta a la infancia, si fuese posible, siendo adultos.
Maravillosa.
Saludos.

2 comentarios:

Kinezoe dijo...

El nombre del director parece estar formado por letras al azar; sería una buena clave para una cuenta de Internet. Si me dices que no usaste el copia/pega, me costaría creerlo :P

En cuanto a la película en sí, por lo que leo, parece un trabajo contemplativo bienintencionado. Una de esas películas que, o bien te llegan, o las aborreces instantáneamente. Si me cruzo con ella prometo llegar hasta los títulos de crédito ;)

Saludos.

PD: Disculpa mi ignorancia y perdona mi chascarrillo barato de tres al cuarto.

dvd dijo...

Incluso soy capaz de decirlo... No, en serio, es una película sorprendente, nada experimental, y con mucho sentido del humor. Es un director capaz de codearse con presupuestos mucho mayores en festivales como Cannes, donde es sumamente respetado. Merece la pena echarle un vistazo, en serio.
Y un saludazo.

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

7 al azar


¡Cuidao con mis primos!