jueves, 14 de enero de 2016

No importa



Uno de los dos cineastas contemporáneos que vamos a completar en las próximas semanas es el tailandés Apichatpong Weerasethakul, un director de cine dotado de una visión única e inclasificable y que consigue que una cinematografía tan ignota como la tailandesa atraiga cada año el interés de los grandes festivales, habiéndose alzado incluso con  alguna que otra Palma de Oro. Su trayectoria comenzó en 1998 con un polémico cortometraje titulado THIRDWORLD, cuyas aparentemente inocentes y plácidas imágenes de la cotidianidad en un pequeño poblado escondían una lúcida y agresiva afirmación: el "tercer mundo" sólo existe porque alguien lo ha construido. La potencia del discurso de Weerasethakul no se extingue con el tiempo, sino que se hace vigente a cada visionado y revela a un extraordinario pensador del estado de las cosas, al que parece no pesarle la responsabilidad de conciliar crítica y narrativa. Vemos a unos humildes campesinos trabajar, mientras la voz del propio director dicta: "A ojos de los países ricos, nuestra situación es inamovible, nosotros vivimos así y ellos viven así. Somos como una masa informe, como embutido vivo, moviéndose sin ningún propósito. No nos exterminan de una vez, y debemos estar agradecidos. Esa es la visión que tienen de nosotros".
Saludos.

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

7 al azar


¡Cuidao con mis primos!