lunes, 18 de enero de 2016

D. W.: El padre del cine #46



En AMERICA, de 1924, Griffith vuelve a dar un ejemplo de cómo fusionar el "gran" relato histórico y el melodrama sin caer en grandilocuencias innecesarias ni relamidas historias de amor. A horcajadas de los primeros años de la recién constituida Norteamérica, el estricto guion de Robert W. Chambers frecuenta los grandes salones, donde discuten los afectos a la Corona Británica y los seguidores de George Washington. Incapaces de ponerse de acuerdo, los frentes bélicos seguirán abiertos hasta la famosa rendición del General Cornwallis. Mientras tanto, el film nos va narrando la complicada historiade amor entre dos jóvenes de familias confrontadas, los Montague y los Holden. Y, sí, es un film tremendamente largo, algo plomizo y repetitivo, pero se sigue aprendiendo muchísimo cine observando las soluciones aportadas por Griffith a los problemas derivados de su ya irreversible bancarrota, lo que le obligaba a reciclar multitud de tomas de otros trabajos suyos y que tuvo como culminación la demanda de Lillian Gish tras ser despedida de los estudios de Griffith, que prefería absolutamente el talento de Carol Dempster a la belleza de la diva. Por contra, es remarcable la gran interpretación de Lionel Barrymore, que volvía a trabajar a las órdenes del director tras toda una década.
Saludos.

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

¡Cuidao con mis primos!