martes, 5 de enero de 2016

No sólo de patatas vive el hombre...



No, no parece una película de Ridley Scott. Y eso que THE MARTIAN, aparentemente, reúne todos los elementos que un día hicieron del director británico un maestro de la ciencia ficción. Pero claro, el guion está firmado por Drew Goddard, y parece que en los últimos tiempos al fin los grandes dinosaurios han consentido en entremezclar fuerzas con los jóvenes que, literalmente, les han ido comiendo el terreno en todos los aspectos, pero sobre todo en la inventiva que han aportado a su visión del lenguaje cinematográfico, al comercial al menos. Porque THE MARTIAN es una película que se puede resumir en pocas líneas; es muy muy entretenida, un poco larga (pero esto ya nos tendría que dar igual), con unas interpretaciones estupendas, un desenfado poco común en productos similares (las pesadísimas GRAVITY e INTERESTELLAR, por ejemplo) y una gran habilidad para conjugar acertadamente la didáctica científica y el entertainment comedido de un director que nunca ha hecho una comedia, aunque curiosamente ésta podría ser la primera. No debería desvelar mucho de su argumento, aunque el tema central está ahí desde el mismo arranque: una misión en Marte sufre un grave contratiempo al sobrevenirle una gigantesca tormenta, los tripulantes de la nave inician una huida de emergencia que se complica, dejando atrás a uno de ellos. Le creen muerto, pero este botánico (cada tripulante posee una especialidad específica), tras despertar solo y herido en el desolado paraje marciano, demostrará ser mucho más duro de lo que parece.
Hay algunos momentos intrascendentes, mucha palabrería del Tío Sam y todo eso, y al final queda claro que aquí no se pretendía ninguna mutación existencialista ni vanaglorias del (súper)héroe enfrentado al mito de Sísifo, sino un film ágil y dicharachero, con Matt Damon haciendo de astronauta gamberro y el resto del elenco puntuando el montante con unas actuaciones astutamente dosificadas. Y, bueno, claro que no es ninguna cosa que vaya a trascender, pero pueden comerse las palomitas tan panchos mientras ven a Damon plantar patatas en su huertecillo de Marte al ritmo de algunos clásicos disco-setenteros... ¿Alguien da más a estas alturas?...
Saludos.

4 comentarios:

ricard dijo...

Has dado en el clavo. Su mayor mérito es su falta de pretensiones, justo lo que lastraba "Interstellar".

Saludos y Feliz Año.

dvd dijo...

Felicidades, y gracias por todo amigo Ricard...

Mister Lombreeze dijo...

Pues sí, un poco larga. Entretenida también. Parece ser que la supervivencia depende mucho de tus conocimientos agrícolas. A mí me gustaron más Gravity e incluso Interstellar. Kubrick le puso música clásica al espacio exterior pero anda que no hace ya días que musicalmente ha sido colonizado por los oldies que son mucho menos trascendentes, desde luego.

dvd dijo...

A mí me entretuvo más que los otros dos pestiños, y se me pareció mucho (obvio) a GUARDIANES DE LA GALAXIA... Pero a lo mejor es cosa mía, claro...

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

7 al azar


¡Cuidao con mis primos!