viernes, 29 de junio de 2012

Ozu en Viernes #12



En UKIGUSA MONOGATARI (HISTORIA DE LAS HIERBAS FLOTANTES), Yasujiro Ozu pule significativamente su estilo, lo redondea y completa con una profundidad psicológica y simbólica más acusada; se nota que sus historias de soledad, camaradería e incomprensión se van haciendo más complejas y van pidiendo a gritos la llegada del sonoro. Ésta es una de sus últimas películas mudas y uno de sus títulos más vistos y reconocidos fuera de Japón, hasta el punto de que Ozu decidió realizar una segunda versión en color en 1959, nada menos que 25 años después. Se nos cuenta la llegada de una compañía de teatro Kabuki a un pequeño pueblo y sin mucha razón aparente, puesto que los componentes de la compañía andan preocupados por las penurias económicas y no parece ser el sitio más próspero para una representación. Sin embargo, Kihachi, el patrón, tiene sus propios motivos. En realidad, su intención es visitar a Otsune, que 20 años antes fue su fugaz amante y de la que tiene un hijo al que no ha visto crecer; esto despertará los celos de su actual pareja, una actriz llamada Otaka, que urdirá un plan para vengarse de lo que considera una afrenta. Más allá de dicha trama sentimental, Ozu consigue transmitir una sensación de fugacidad vital encarnada en la apática compañía y sus brindis y conversaciones, que parecen augurar lo que sin solución de continuidad ha de desembocar en una traumática ruptura. Es éste un film de amores otoñales, culpabilidades asumidas tardíamente y que contiene una visión nada complaciente acerca de lo difícil que resulta asumir según qué responsabilidades. Apoyado en los actores habituales de su segunda etapa muda, sigue siendo uno de los títulos más reivindicables de dicha etapa y un film en el que ya están implícitas todas las claves para entender la deriva posterior del director japonés. Y la semana que viene, más.
Saludos.

2 comentarios:

J.C.Alonso dijo...

Otra genialidad del maestro japonés, y como todo viernes fiel a la cita. Evidentemente, como bien dices—Indéfilo—realizó el remake de la misma, la cual, creo que supera a ésta gracias al aporte del sonido y la depuración de algunos flecos que no le daban continuidad, pero que atisba la esencia de su cine. Nueva genialidad de uno de los directores más importantes de la historia del cine. Le dejo que “La roja” ya está en la final. A ver si pasa mi futbolitis y cuelgo en mi blog lo último que he preparado. Un abrazo

dvd dijo...

Gracias. Le sigo, que conste...

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

¡Cuidao con mis primos!