sábado, 30 de junio de 2012

El cine de las nuevas generaciones



Para hablar de una película como THE AVENGERS, uno debe dejar de lado su lado comiquero y centrarse en el cinéfilo... pero, créanme, es imposible. Es imposible aún más que viendo IRON MAN, CAPTAIN AMERICA, THOR o HULK, o cualquier otro film acerca de un superhéroe en cuestión; y esto es así por el mismo hecho que hacía que los comics de The Avengers, o X-Men, o la Justice League (por cierto, vaya peliculón que se podría sacar de estos últimos) fuesen desde siempre los más valorados por el público más especializado. Siempre había "otra forma" de referirse a los supergrupos; sus disputas internas, la complicación de aunar a múltiples personalidades diferentes, las amistades y rencores; los abandonos, incorporaciones y hasta fallecimientos, o la manera en que los líderes terminaban por cohesionar al grupo era la salsa que no se encontraba en las series dedicadas a un solo personaje. En este sentido, la película comienza tambaleante para quien no se haya empapado del universo Marvel; chirría un poco el papel de S.H.I.E.L.D. (lo bien que hubiese quedado George Clooney como Nick Fury... ¿pero qué pasó con los puros?...), entroncarlo con el no-tan-maquiavélico-plan de Loki, que termina en plan elefante en cacharrería, y además hacer que Viuda Negra y Ojo de Halcón no queden como meras comparsas (que es lo que siempre fueron, por cierto). Aun así, la película se recupera a tiempo y extrae lo mejor de cada personaje; Thor no es tan chistoso como en su peli y se dedica a demostrar cuál es el poder de un dios; el Capitán América está tan sobrio y tan ejemplar como cabría esperar, y su presencia es tan icónica como la invasión final, extirpada del inconsciente 9/11; Iron Man/Robert Downey Jr. se erige en gran maestro de ceremonias y suyas son las mejores líneas de diálogo de todo el film; mientras que Hulk (sí, Mark Ruffalo es muchísimo mejor que Bana o Norton) es el as en la manga de todo hábil guionista, puesto que se hace referencia a la conveniencia de su aparición sin que esta ocurra, dilatando así la espera y convirtiendo al gigante verde en el verdadero agente desestabilizador del film, puesto que nadie tiene muy claro cómo se le puede controlar (hay un par de escenas en las que no podía parar de reír, lo juro). Todo muy espectacular, con mucho ritmo; un poco confuso en la batalla final, donde es dificilillo ubicar a los personajes en un Nueva York apocalíptico; pero, insisto, no tiene sentido apartarse de la senda marcada por los comics originales, aunque esto acote a los posibles espectadores potenciales. Así, puede que THE AVENGERS no marque un punto y aparte, pero sí que abra nuevas y muy interesantes vías por las que pueda discurrir este casi recién nacido género cinematográfico. En 2014 habrá secuela, y no estaría mal, ahora que lo más difícil parece asimilado, la inclusión de nuevos personajes; yo apuesto por los que me parecen más interesantes, como La Visión, Namor, Dr. Extraño, Mercurio o El Olvidado... Ahí lo dejo...
Saludos sin rencores...

7 comentarios:

Kinezoe dijo...

Un trabajo muy disfrutable. Una de esas pelis que es preciso ver en la sala de cine. Me subo al tren de las nuevas generaciones (del que nunca me bajé, dicho sea de paso). Y es que, con prejuicios se le reduciría a uno mucho el campo...

Saludos.

dvd dijo...

Sí, vale, pero mójese. A ver, diga "vengadores" que le gustaría ver en la secuela...

Mr. Lombreeze dijo...

La Visión, hombre, La Visión...

dvd dijo...

¿A que sí?... ¿y posibles actores para encarnarlo?... ¿Qué te parece Clive Owen?...

Mr. Lombreeze dijo...

mmmm, no sé, yo tengo en la cabeza a Hugo Weaving.

dvd dijo...

Hugo Weaving estaría fantástico como Namor... ¿a que sí?...

Mr. Lombreeze dijo...

hostias sí!!!, sigo buscando al candidato ideal para la Visión.

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

¡Cuidao con mis primos!