jueves, 21 de octubre de 2010

Los outsiders



Lo debo reconocer: DOWN BY LAW es una de mis pelis favoritas de Jim Jarmusch; uno de esos títulos que voy recomendando indiscriminadamente allá donde me preguntan en plan "acoso y derribo", y, curiosamente, siempre salgo airoso de tamaño envite. Tranquilos, da igual que os llamen "gafapastas" o cosas por el estilo, hace treinta y cinco años eran "ratas de cineclub"; pero aquí prima el cine, el buen cine, y Jarmusch trufa este extraño cuento sobre camaradería y traiciones de imágenes que perduran para siempre en la memoria. Sea por el improbable trío protagonista (Tom Waits, John Lurie y Roberto Benigni), por los diálogos surrealistas o por el suicida encadenamiento/montaje, más cercano al cine mudo que a otra cosa, el caso es que, como luego el propio Jarmusch ha ido reflejando en muchos de sus films, se trata de una huida hacia adelante, la de estos tres tipos, que tras trapicheos varios son metidos en una celda y, pese a sus insalvables diferencias de carácter, planean una estrepitosa fuga que les llevará por parajes desolados hasta un pantano de esos que le gustan tanto al director norteamericano y finalmente a una cabaña donde ya el nivel de surrealismo es tremendo e imprevisible. Hay dos otres escenas maravillosas en DOWN BY LAW, principalmente la que abre el film, con un Tom Waits espléndido que persigue literalmente por un nervioso y desnudo escenario callejero a aquella gran y olvidada actriz que fue Ellen Barkin, por no hablar de la sorpresa final, que no desvelaré aquí y que tiene al insoportable y verborréico Benigni como protagonista. Uno de los títulos fundamentales de su autor, como fundamental es para entender el devenir del cine independiente de los últimos tiempos y la influencia que ha ejercido este cineasta sobre las generaciones posteriores.
Saludos convictos.

6 comentarios:

Alamut dijo...

El maravilloso Jarmusch de Bajo el peso de la ley, Extraños en el paraíso o Noche en la tierra... Todo él, incluso lo menos bueno, merece ser seguido. Me traen al fresco los adjetivos entomológicos de los que necesitan etiquetar a todo el mundo, seré una gafapastas redomada (aunque no use gafas), pero el buen cine es el buen cine, en su VO, en su cine sin palomitas. Cada uno con su tiempo y su dinero que haga lo que le plazca ¿no, querido gafapastas?
Salodossss

elprimerhombre dijo...

La vi hace bastante y me gustó pero me acabo de dar cuenta de que no la recuerdo, porque el final no sé cómo era. La tendré que visualizar otra vez. Y aún no he visto Extraños en el paraíso, y eso que la tengo para ver desde hace tiempo.

Un saludo!

David dijo...

A mí Jarmusch con los años cada vez me interesa menos, lo siento.
Y sí, esta peli estaba bien, pero no me apetece ni revisarla. Pero bueno, lo de ¡UN HELADO!¡UN HELADO! ¡UN HELADO! me hizo gracia en su día. En el subtitulado se perdía el juego de palabras de
i scream-ice cream...
Y creo que de esta guardo mejor recuerdo que de otras suyas que he visto (menos de la de Noche en la tierra, igual mi favorita suya). Acabo de comprobar que me faltan unas cuatro por ver suyas (en casa tengo dos, la de Dead Man y la de Broken Flowers... ya me pondré).
Saludito.

Cinemagnific dijo...

La adoro.

Últimamente Jarmusch está regulero, la verdad.

elprimerhombre dijo...

Pues me acabo de acordar, leyendo a David, de que a mí Flores rotas no me gustó nada, la única que no me gusta de su carrera, aunque no he visto Extraños en el paraíso, como había comentado antes, Permanent Vacation, y la última, Los límites del control. Las demás, o son muy buenas o tienen algo que destacar.

Un saludo!

mlmc2038 dijo...

Jarmusch me fascina por retratar bien una cotidaniedad cercana a nosotros. Será para muchos una máquina de bostezos, pero gozo mucho en películas como ésta en la que Roberto Benigni divierte con su forma de ser haciendo contraste con sus hoscos compañeros de fuga.

Quizá Jarmusch ha dejado de lado a aquellos perdedores que buscan su lugar en el mundo. Aún así no deja de ser multicultural, que desde "Stranger than Paradise" a la muy ambigua "Limits of Control" siemple amplía la variedad en etnias y lenguas en sus historias.

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

¡Cuidao con mis primos!