miércoles, 16 de octubre de 2013

Las "variaciones Wan"



Pareciera James Wan un director empeñado en manosear una y otra vez los mismos temas y motivos, desconozco si en busca de una perfección formal que le acerque a cierto Olimpo personal, como buen mitómano, o si quizás una conjugación cada vez más estilizada no haga más que esconder una preocupante falta de ideas. Propongo que lo averigüemos en la segunda parte de una de las películas que más he defendido desde estas páginas, INSIDIOUS, donde el horror daba paso, por medio de la extrañeza, a otra cosa que podría quedar refrendada en dicha continuación, o a lo mejor nos descubre, desgraciadamente, el truco del mago.
Por su parte, THE CONJURING es como una demostración de poder por parte de Wan, un depuradísimo ejercicio de estilo de un tipo que domina como nadie los efsctos visuales y (sobre todo) sonoros para hacer entrar al espectador a una estancia sin cuarta pared, una especie de ensalmo visual que, sin inventar nada, le está dando al género terrorífico unos galones que parecían perdidos entre tansto marasmo digital. Sin embargo, he de decir que la encuentro inferior, sin nada que decir o aportar por sí misma, como el elegante homenaje de un rendido fan a joyas como THE EXORCIST o POLTERGEIST; y a Wan (y a sus avispados productores) no se le escapa que esto, ahora mismo, vende, así que de momento podríamos aseverar que si alguien tiene todo el derecho del mundo a hacer experimentos para hacerse mejor cineasta, es él. THE CONJURING es terrorífica en su justa medida, los actores están portentosos en sus muy complicados papeles (hacer creíble todo el asunto debe depender de algo más que unas viejas fotografías al final) y la historia está contada con mesura y buen tino. Wan consigue frenar en más de una ocasión su tendencia a "mostrar de más" y hay dos o tres momentos, de esos de "atmósfera", que te ponen los pelos de punta. Pero su punto fuerte sigue siendo, como en INSIDIOUS, la puesta en escena, la "preparación" a la que somete al espectador para lo que finalmente va a mostrarle; sabes que algo va a ocurrir aunque nada telo indique en apariencia, y crear ese clima de percepción es un gran mérito en los tiempos que corren. Es terror para gente a la que además le gusta el cine, y por eso es una película recomendable, pero yo sigo esperando una nueva vuelta de tuerca (nunca mejor dicho) que aquí no se ha producido. Veremos.
Saludos.

3 comentarios:

Mr. Lombreeze dijo...

No comparto tu admiración por este señor.
Cuando acabó esta peli, mi mujer dijo: "pero es igual que la del demonio rojo".
Puede ser, yo es que estaba dormitando.
Desde luego, el estilo visual es idéntico. Floja ésta, floja aquélla.

dvd dijo...

Es lo que tiene algo que me fascina desde siempre: la subjetividad que no entiende de libros de texto...
A mí ésta no me terminó de convencer, se lo aseguro...

dvd dijo...

Ah... Y dígale a su mujer que se anime a escribir una reseña; es el crítico de cine más original que he conocido desde Farber...

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

¡Cuidao con mis primos!