lunes, 9 de agosto de 2010

Ni un pájaro, ni un avión #1


Comenzamos la primera parte del serial dedicado al hombre de acero; sin duda el superhéroe por excelencia, el más famoso y versionado desde los primeros seriales de los años treinta. Aquí, como es natural, vamos a referirnos únicamente a los largometrajes, cinco de momento (a la espera de la nueva vuelta de tuerca de 2012); una serie que se inauguró con la que de momento es, bajo mi punto de vista, la mejor adaptación que el cine ha hecho del cómic de superhéroes. Y es que SUPERMAN: THE MOVIE (que ése es el título original) es una apabullante introducción al inabarcable universo de este personaje; manteniendo intactas todas sus constantes y añadiéndole todo lo que una superproducción de este calibre debe tener. Empezando por unos efectos especiales que a mí me convencen más, después de más de treinta años, que toda la parafernalia digital de ahora; porque aunque las transparencias canten por soleares, el encanto siempre es mayor, se diga lo que se diga. Y luego está un colosal reparto, que empieza por el único actor posible para este papel, el malogrado Christopher Reeve, que es ya un símbolo por sí mismo y que ya jamás podría zafarse de la poderosa influencia de este personaje. Pero es que por ahí aparecía nada menos que Marlon Brando, como el padre de Superman; Glenn Ford haciendo de señor Kent; Margot Kidder como Lois Lane; Terence Stamp; Trevor Howard; Jackie Cooper; y una mención especial también para la maravillosa composición que el gran Gene Hackman regaló, convirtiéndose en el Lex Luthor más divertido y mortífero posible. Amén de la inmortal y maravillosa partitura de John Williams; mi favorita suya, desde luego.
En esta primera entrega se estaba forjando nada menos que la absoluta consolidación y puesta al día de un personaje que ya llevaba varias décadas como abanderado del cómic de superhéroes; luego, nada volvió a ser lo mismo para los que entraban en las salas de cine directamente desde las viñetas. Había nacido otra leyenda y nosotros éramos testigos de ello.
Saludos desde las alturas.

8 comentarios:

PEPE CAHIERS dijo...

A mi me gustó más la segunda entrega,entre otras cosas, porque los enemigos estaban a la altura requerida. Y pensar que se había pensado en Robert Redford para el papel de Superman...

dvd dijo...

Jaja... Robert Redford... A mí la segunda también me gusta mucho, pero yo me refiero aquí a que ésta lo inició todo veinte años antes de que se pusieran (como se han puesto) de moda este tipo de adaptaciones. El otro gran continuador fue Burton con su BATMAN, pero esa es otra historia...

elprimerhombre dijo...

Pero no sólo se había pensado en Robert Redford, también en Clint Eastwood, Richard Gere, Arnold Schwarzenegger, Charles Bronson, Kris Kristofferson, Ryan O'Neal, Burt Reynolds, Warren Beatty, Sylvester Stallone...¿Alguien se imagina a alguno de estos como Supermán? Yo alucino con lo de Kris Kristofferson...¿Llevaría consigo la guitarra?

Por cierto, hace tanto que no veo Supermán, que me han entrado ganas de echarle un ojo...

Un saludo!

dvd dijo...

Charles Bronson!!!!!!!!

Anónimo dijo...

... y fernando esteso

Cecil B. Demente dijo...

Ay! Si Richard Donner hubiera continuado la saga...
Por cierto, hay una escena de la segunda parte que al final fue eliminada del montaje, en que se ve a Lois despertándose en la fortaleza de la soledad después de una noche se supersexo, y se pasea en bragas y con la camiseta de superman puesta, tremendo!

dvd dijo...

Esa vecinita distante y juguetona que era Margot Kidder...

Mr. Lombreeze dijo...

1.- Coincido en lo de que sigue siendo la mejor adaptación al cine de un superhéroe de cómic.

2.- Los minutos que van desde el aterrizaje de Kal-El hasta la llegada de Clark Kent al Daily Planet, deberían de estar en un museo. Son absolutamente perfectos.

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

¡Cuidao con mis primos!