jueves, 26 de agosto de 2010

Acción/Reacción



Hoy les voy a hablar de un film modesto, aparentemente intrascendente, pero que a mí me hizo pasar un buen rato las dos veces que la he visto. Se trata de BREAKDOWN, título que cumple ya sus trece años y que es el típico que nos encontramos en los dvdstores apilado junto a otros trescientos títulos igual de poco llamativos. Y, sin embargo, BREAKDOWN apela nada menos que al espíritu del Hitchcock más alocado y dinámico para facturar una historia de suspense creciente donde el estado de extrañeza, aparte de descolocar al espectador menos avisado, alcanza casi el surrealismo. Porque ésta es la historia de una pareja de pardillos (todo lo que les ocurre así lo indica) que viaja por una de esas carreteras interminables de Yanquilandia has ta que, cómo no, se les estropea el coche. Hasta aquí hemos visto cientos de tramas que empiezan igual, pero el hábil guión del también director Jonathan Mostow (de quien hemos visto recientemente LOS SUSTITUTOS), es capaz de hacer que nos traguemos como si tal cosa que un camionero se ofrezca a llevar a la mujer a una estación de servicio mientras el marido (un solvente Kurt Russell) espera la asistencia en mitad de la nada. Evidentemente, las horas pasan y Russell, con un mosqueo que en nosotros ya ha sembrado la intriga, logra llegar finalmente al sitio en cuestión, pero nadie ha visto a ninguna mujer en ningún camión. Así que este cruce entre FRANTIC y NORTH BY NORTHWEST empieza a mostrar una serie de giros a cuál más ingenioso, mientras el protagonista ha de echar mano del ingenio para resolver el enigma. Se trata de hora y media de entretenimiento puro, que sólo flojea ya al final, con las cartas descubiertas, donde la intriga deja paso al cine de acción más comercial, lo que ya no es tan interesante. Aun así, se trata de un título algo olvidado y que merece la pena rescatar para un fin de semana tan ardiente, por ejemplo, como éste que se nos avecina.
Saludos desaparecidos.

4 comentarios:

Crowley dijo...

Jejeje, esta la he visto en la tele más de una vez. Entretenida, mucho e ideal para estos días de obligado enclaustramiento con muchas palomitas y refrescos (o cervezas, claro).
Un saludo

miquel zueras dijo...

Justo lo que yo pensaba. Es una buena película on toques ingeniosos (Russell consigue la prueba de que suesposa ha pasado por un local al ver las hojas de pedidos) pero el final es decepcionante. Por cierto, la foto que encabeza su blog es de "El cuarto mandamiento" ¿no? Saludos. Borgo.

PEPE CAHIERS dijo...

Soy de la misma opinión, creo que es un título a rescatar. Hay un momento de la película, cuando aún no se sabe que le ha pasado realmente a la mujer, que resulta gratamente inquietante. El final no lo veo tan malo, simplemente comercial, pero por debajo del resto de la película.

dvd dijo...

Efectiamnte, THE MAGNIFICENT AMBERSONS; grandiosa obra maestra de Orson Welles...

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

¡Cuidao con mis primos!