lunes, 19 de diciembre de 2016

Un choque con estilo



Hace poco cayó en mis manos de manera totalmente fortuita OPÉRA IMAGINAIRE, un curiosísimo proyecto de la televisión pública francesa de 1993 que reproducía algunas de las cumbres de la ópera con diversas técnicas de animación. Tengamos en cuenta que hablamos de hace casi un cuarto de siglo y que no encontraremos la ampulosidad del digital de producciones recientes, sino un enternecedor (y quiero que la palabra suene como es debido) compendio de 3D primigenio. acuarelas e imagen real insertada, con un resultado desigual, tanto que alterna momentos terribles (por lo malo) con otros de una hermosura más que sorprendente. Así, mientras arias tan famosas como las de "Rigoletto", "Las bodas de Fígaro" o "La flauta mágica" son de una simpleza que llega a ser intrascendente, hay otras que merece la pena destacar, como la belleza, muy distinta entre sí, de "Lakmé", en la que la animación de unas estilizadas manos adopta la forma de animales y plantas, o "Madame Butterfly", que es una fascinante sucesión de grabados típicos japoneses para ilustrar la inmortal obra de Puccini. Aunque lo mejor queda para el último segmento, una lúgubre revisitación a "E lucevan le stelle", de "Tosca", con un trazo hiperexpresionista que me recordó la pintura de Munch.
En definitiva, una curiosidad, sí, digna de una revisión, también, cuyos escasos 50 minutos se ven con agrado y que, más allá de innecesarios ejercicios de nostalgia, puede ser un interesante estímulo para los más pequeños, no sólo para introducirlos en la magia de la Ópera, sino también para que sepan que no siempre se hizo todo desde una computadora...
Saludos.

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

¡Cuidao con mis primos!