martes, 23 de noviembre de 2010

Poli bueno, poli malo



BREACH es una más que solvente producción de 2007, que por España pasó sin pena ni gloria y que pertenece a ese florido grupo de películas que nos llegan sin descanso desde el otro lado del Atlántico y que siempre nos dejan esa extraña sensación de quiero y no puedo; quizá no puedo porque no sé poder más; quizá no puedo porque no me atrevo a más, porque prefiero quedarme en la postura más cómoda posible, la más correcta. BREACH habla de un personaje que a priori tiene todas las cartas para convertirse en uno de los personajes del año, un hermético y meticuloso agente del FBI que es investigado (espiado, más bien) por una especie de aspirante a su propio cargo; las razones son tan oscuras como sospechosas en sí mismas, pues apenas se informa de algún extraño delito sexual que jamás es probado. Dicho agente, encarnado de la mejor manera posible por Chris Cooper, que es lo mejor del film, pone primero a prueba al joven infiltrado, un Ryan Phillippe que intenta mantenerse a la estela, para terminar "adoptándolo" como protegido suyo. El personaje de Cooper quiere ser complejo, debe serlo, pero lamentablemente la labor de dirección de actores no está a la altura, pues los matices nos apuntan a una especie de fanático religioso con más de un secreto escabroso, para pasar inmediatamente a un hombre leal e íntegro, incapaz de traicionar sus propios valores y que sospecha continuamente acerca del intraespionaje que, efectivamente, se lleva a cabo. Evidentemente, la cuestión es otra, y finalmente el joven agente logra acceder a la verdadera causa de su misión; aun así, tampoco sería éste el punto fuerte del film, sino el acoso y derribo al que es sometido el agente veterano y el juego psicológico que esto entraña, la imposibilidad de saber si se está juzgando a un hombre inocente y por una causa que realmente merezca la pena. Es decir, que la torpeza a la hora de poner un excelente guión en imágenes, incluso desaprovechando a un grupo de actores bien cohesionados, es lo que hace que aunque esta trama nos resulte poco menos que fascinante, al final la sensación es la de un bluff directo a DVD y sin mayores consecuencias. Sólo recomendable si se admira el trabajo de Chris Cooper.
Saludos no oficiales.

2 comentarios:

Mr. Lombreeze dijo...

Chris Cooper está genial en esta peli, solamente por él merece la pena echarle un vistazo a esta película que, al menos, es entretenida.

dvd dijo...

Cooper es el 85% de la película, pero no es suficiente para rescatarla del tedio...

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

¡Cuidao con mis primos!