domingo, 3 de abril de 2016

Rincón del freak #230: Por favor, llamen a mi conciencia



Desconozco qué pudo pasar por la cabecita de Scott Derrickson, aparte de los dólares, para decidirse a urdir una secuela tan infecta e innecesaria (y el tiempo decidirá si funestamente parricida) como SINISTER 2, una de las imbecilidades más grandes que he tenido la desgracia de tragarme últimamente. Pero no lo digo ya por su (falta de) calidad, sino por cómo desaprovecha todos los estupendos hallazgos de la película original y los rebaja a la categoría de parodia involuntaria, como si Derrickson (que al fin y al cabo es el responsable máximo del guion) creyese que ya cualquier cosa sirve tras unas grabaciones en Super 8, música de gramola y la aparición puntual (en este caso casi anecdótica) del malo, que si en la original apenas pasaba de una presencia inquietante aquí simplemente no aporta absolutamente nada, excepto un par de sustos facilones. La reflexión, por tanto, no puede ser otra: ¿Puede alguien explicar la diferencia entre una bazofia y una bazofia con un 2 detrás?...
No pierdan ni un segundo, me lo agradecerán.
Saludos.

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

7 al azar


¡Cuidao con mis primos!