viernes, 22 de abril de 2016

Bella confusión



Crucifíquenme... o denme la razón, aunque sea irracionalmente. NIE YIN NIANG (THE ASSASSIN) no tiene ningún significado, no significa nada y no tiene ninguna utilidad semántica para los que, por mor de una pública disculpa representativa, desean flotar en la piscina y nunca emprender inmersión alguna. Lo que Hou Hsiao Hsien ha filmado es un poema que no infiere lazos con nuestro tiempo, por lo que es efectivamente confusa, tal y como lo es toda obra que nos traspasa de parte a parte, sin darnos la oportunidad de conferirle tal o cual coletilla barata de mal periodista y peor crítico. No hay peor analista que el funcional, miope y desgarbado, con la mirada lenta y perdida tras demasiados años atrofiando(se) su propia percepción de, por ejemplo, la poderosa sensación de no poder encasillar a un director en tal o cual categoría. Poco importa si HHH ha filmado un Wuxia, un tratado sobre el reparto de poder en la China feudal o simplemente una historia de amor en la que los besos son sustituidos por hojas afiladas, y los amantes desplazan el deseo hacia algo que equivocadamente identificamos como un desafío. Imposible filmar el alma, pero siempre nos queda el consuelo de las imágenes "físicas"...
Saludos.

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

7 al azar


¡Cuidao con mis primos!