miércoles, 6 de abril de 2016

Hasta luego, Lucas #7



Hace ya algunos años, me decidí a comentar las películas de la serie "Star Wars", puede que movido por la necesidad de dejar constancia de "la saga por excelencia", o más bien por el sentimiento de indignación que me recorría tras ver las muy indignas tres últimas entregas, poco menos que un ejercicio de feliz empacho ergonómico por parte de un padre, George Lucas, al que su criatura ya hacía tiempo que no le respondía. Y este año ha llegado STAR WARS. EPISODE VII: THE FORCE AWAKENS, de la mano del gran revivalista J.J. Abrams y con dos o tres inteligentes aciertos que la convierten en un suspiro de alivio para los fans que habían abandonado toda esperanza mientras seguían intentando ubicar a Yar Yar Binks... No soy de los que comulga con el cine de Abrams, que no sólo no ha inventado nada sino que se ha ido apropiando de las brillantes ideas de otros para rellenar una evidente planicie creadora, lo que le deja, en mi opinión, como un técnico más o menos brillante; sin embargo, aquí Abrams entiende que debe hacerse a un lado y confiar sus recursos visuales a, sobre todo, tres cosas: la significativa y fundamental aportación de Lawrence Kasdan en el guion, que (¡albricias!) con su mano maestra destierra a los personajes esquemáticos e inanes de las últimas entregas; el acertado casting, que además de incluir el regalo de un Harrison Ford en su salsa y Carrie Fisher (y no nos olvidemos de Chewbacca...), no cede a la tentación juvenílica y a los solventes John Boyega y Daisy Ridley les añade tres actorazos como el gran Oscar Isaac, un terrorífico Domhnall Gleeson, que parece estar en todas partes y Adam Driver, al que le toca el papelón de hacer olvidar nada menos que a Darth Vader, y su mérito es hacerlo a cara descubierta. Ahora bien, hablando desde mi posición de no-fan, lo que más me ha gustado es su desarrollo argumental, y eso que debo conceder sus muchas similitudes con el episodio IV, pero aun así, y teniendo en cuenta el grado de desafección que las nuevas generaciones empezaban a mostrar ya con una saga que corría el grave peligro de quedar en antigualla simpática, hay que darle, esta vez sí, el mérito al señor Abrams, que ha contentado a las dos facciones de espectadores, al mismo tiempo que ofrece una de las películas más entretenidas y trepidantes del último curso, que tampoco es poca cosa...
El camino es este, así que esperaremos...
Saludos.

2 comentarios:

Mister Lombreeze dijo...

Es igual que la primera,casi el mismo guión. Mola porque sale, sobre todo, lo mejor de Star Wars, las espadas láser y los soldados imperiales. El malo está fenomenal y no sale C3PO que es un coñazo. Buena peli

dvd dijo...

A mí me gustó, y no esperaba nada. Lo mejor es que se deja de pajas mentales y se centra en ser trepidantemente entretenida.
Un punto para Abrams. Lo que me temo es que el próximo capítulo, que va a dirigir Rian Johnson, empiece otra vez con las introspecciones de saloncito. Ya veremos...

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

7 al azar


¡Cuidao con mis primos!