lunes, 25 de abril de 2016

Mierda y dinero



Hay una metáfora lo suficientemente potente en el motivo principal de THE COUNSELOR que puede incluso tapar sus muchas carencias y elevar esta exquisita rareza hasta el lugar de privilegio de los films malditos, aquellos que los "listos" sólo se atreven a descubrir y apreciar veinte años después. Sí, es un film de Ridley Scott, pero también es un guion de Cormac McCarthy, el primero firmado por el escritor de Providence, y nada menos que a los ochenta años, por lo que pensárselo se lo ha pensado. El dinero, gran y diría que único protagonista de esta oscura historia sin inocentes, es paseado en el interior de un viejo camión de desatascos, el mejor camuflaje es, cómo no, mierda. en este caso es droga, pero antes McCarthy emplea larguísimos diálogos para justificar y explicar qué máscaras utiliza el dinero para que nos traguemos lo otro. Son diamantes, sexo, poder, o cualquier otro tipo de extraño juguete; puede ser codicia, ignorancia, falta de empatía o superstición; los personajes de THE COUNSELOR parecen muy inteligentes, con el control de la situación, y el trabajo del guionista. en este caso, es deslizar el caos por debajo de las sábanas, trampear la realidad hasta que riqueza y miseria, amor y dolor, vida y muerte se parecen tanto, se acercan tanto, que son indistinguibles. Y sus dos horas y media no se hacen largas, sus brillantes parlamentos no se hacen largos, quizá haya demasiada payasada y fanfarronería suelta, pero volvemos al contraste, la modulación ¿Cómo, si no, veríamos la inmundicia si no es limpiando? E insisto: alguien vendrá dentro de veinte años a decirnos que si era una joya infravalorada y todo eso, pero ya será demasiado tarde como para que nos importe...
Saludos.

2 comentarios:

Jimmy FDZ dijo...

A mí me pareció una genialidad, una película como ninguna otra en estos días, y por suerte me gané entradas para verla en el cine. A nadie le gustó. Desde entonces la he estado defendiendo siempre que puedo. Lo peor es que en veinte años yo diré que siempre me encantó, pero me responderán con un "no te creo, eso lo dices ahora". Nadie me quitará la satisfacción en todo caso.
Saludos.

dvd dijo...

Es curioso. Me gusta la literatura de McCarthy, pero no sus adaptaciones al cine. Ridley Scott apenas me interesa, pero este guion le ha revitalizado como cineasta de calidad. Sinceramente, no me la esperaba... Será que somos raros...
Un saludo.

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

7 al azar


¡Cuidao con mis primos!