miércoles, 13 de marzo de 2013

Aguas profundas



No he tenido la suerte de ver el mítico documental que el aventurero (usar otra palabra nos dejaría a la mitad) noruego Thor Heyerdahl dejó como legado, en 1950, de su impresionante proeza, nada menos que cruzar el Pacífico en una balsa desde la costa de Perú hasta la Polinesia, y demostrar así su teoría de que sus pobladores proceden de América y no de Asia. Ahora nos llega una curiosa producción noruega que retoma  el mismo tema solo que dramatizado, y que compitió (es un decir) por el oscar a película de habla no inglesa. KON-TIKI, nombre de la embarcación, es un puro y duro film de aventuras al estilo más clasicote, con sus ventajas e inconvenientes. Las ventajas provienen de no marearse demasiado el coco con prospecciones extrasensoriales y centrarse en la extraordinaria peripecia de unos tipos, todo hay que decirlo, bastante inconscientes. La fotografía, sobria y colorista, cumple su cometido de documental de National Geographic estilizado y hay un par de escenas francamente bien rodadas, como la visita del gigantesco tiburón ballena o el paso por el arrecife; sin embargo, en el debe queda su torpe dirección de actores (de inexpresividad típicamente nórdica) y un abuso de la calma chicha que la deja, las más de las veces, en un como sopor que deja al espectador flotando a la deriva... No es ninguna maravilla pero entretiene más que la de Ang Lee... y con menos gilipolleces...
Saludos balseros.

3 comentarios:

Ana Rozas dijo...

Para mi fue la verdadera "Aventura Extraordinaria".

Saludos!

Mr. Lombreeze dijo...

no coincido en eso de que entretiene más que la de Ang Lee
en el resto sí.

dvd dijo...

Ya te lo diré el Domingo, maño...

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

¡Cuidao con mis primos!