martes, 25 de octubre de 2011

La diferencia entre vagar y pasear



Se supone que no debería ser yo quien dijese algo malo de NAUFRAGIO, el segundo trabajo de Pedro Aguilera tras la hipnótica LA INFLUENCIA. Aun así lo diré, no me queda más remedio cuando debo reconocer que me esperaba algo más poderoso y me encontré con una nimia trama, nimios personajes y nimio fin, entendiéndose por "fin" el espinazo vertebral de la historia, a caballo entre lo misterioso, lo esotérico y lo descentralizado. El problema de ser lacónico, cauto en los movimientos y paciente en las formas es que el sustento ha de quedar intacto de tamaña sangría; lo lograba Tarkovski por su exuberante encuadre y lo continua Alonso por su sentido de la poética; y Aguilera lo bordó en su impresionante debut porque la narración estaba construida en forma de embudo (sumidero), y todo cuanto acontecía resbalaba hacia su propia (auto)destrucción. En NAUFRAGIO, y pese a todas las estupendas intenciones por ser original, el resultado es fallido y un poco estomagante. No sé ni qué quiere ese negro reluciente y apolíneo que aparece en una orilla almeriense y que comienza a caminar hacia algún sitio con alguna intención; y no es el hecho de no saberlo lo que me deja patidifuso, sino el hecho de que esta ocultación sea premeditada y no incidental (lo que habla claro de que la narrativa no es el fuerte de Aguilera), lo que desemboca en un final bastante "terrenal" y que no consigo enlazar con esa especie de animismo de andar por casa tan alienígena que sobrevuela todo el film. Es un extraño Robinson, no porque sea negro ni por su arrebatada misión, es extraño porque cuantas menos cosas hace más le pasan, lo que no deja de ser raro y difícil de explicar. Me gusta mucho, sin embargo, que Pedro Aguilera no sea conformista ni busque fórmulas exactas, sino que su cine incomode y haga pensar, lo que dará sus frutos en un futuro, estoy seguro; esto, evidentemente, no da la medida de su calidad, sino más bien el grado de su intención, que en este caso es mucho. Y lo único que puedo hacer es decirles que la vean y luego me cuenten, que no es poco.
Saludos rebozados.

2 comentarios:

Mr. Lombreeze dijo...

Ruth Armas tiene unas peras impresionantes.

Esta peli es un tostón bastante impresionante también.

dvd dijo...

Sí, más o menos viene a ser eso...

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

¡Cuidao con mis primos!