sábado, 12 de marzo de 2011

Hostiazos



A trompicones, así avanza una historia que no debería hacerlo, que contiene material de sobra para haber sido otra cosa, no un ROCKY mejorado, que es lo que termina siendo. THE FIGHTER no pica en el elevado universo filosófico de RAGING BULL ni MILLION DOLLAR BABY, porque no puede, porque a su director le falta empaque y le falta arrojo; en realidad le faltan muchas cosas a este dramón familiar-pugilístico y no le sobra de casi nada. Más cercano a la cercanía callejera de THE WRESTLER, esta nueva aproximación a un mundo que ha sido mil veces retratado por el séptimo arte lo fía prácticamente todo a las interpretaciones, colosal en el caso de Christian Bale (muy merecido el oscar), sorprendentemente sobrio en el caso de Mark Wahlberg (con el que por fin me reconcilio un poco), e insoportable en el de Melissa Leo, aunque puede que ése fuera precisamente el efecto buscado deliberadamente, claro. THE FIGHTER habla más de la familia (desquiciantemente acaparadora en este caso) que de los rings; más de los deseos insatisfechos que de la lucha por los sueños; más de "la anécdota" (cargante la de Dicky Eklund sobre Sugar Ray Leonard) que de la coherencia a ras de suelo, incapaz el guión de aprovechar un biopic tan jugoso como éste. Es extraño, porque THE FIGHTER es entretenida, tiene momentos emocionantes y, ya digo, una construcción de personajes envidiable; y sin embargo... no sé, ese tufillo a KARATE KID, al ROCKY de las secuelas, todo eso es demasiado poco noble para este público, el de ahora; por un momento, uno cree estar viendo un film de finales de los ochenta, y no sólo por la cuidada ambientación ni los terribles cardados, sino porque esa es la estructura que O. Russell va buscando casi desesperadamente, pensando quizá en que algún golpe de suerte habrá que le dé sentido a esta historia que, como decía, va durante mucho tiempo a trompicones. Los golpes aquí, teniendo en cuenta que tampoco los combates transmiten la energía necesaria, los dan dos actores que sostienen una historia que, de otro modo, estaba abocada al sonrojo menos digno. Hay, empero, director; o eso creo.
Saludos besando la lona.

3 comentarios:

Kinezoe dijo...

Yo no creo ni que mejore siquiera a "Rocky" (la primera). Y es que a pesar de ser un dramón de cuidado a mí no me conmovió lo más mínimo. Quizá si hubiera muerto cierto personaje y la historia se hubiera tratado de otra forma... pero ya sabemos que está basada en "hechos reales". Lo que menos me gustó fueron las escenas de las hermanitas; acaban cayendo en el más absoluto ridículo, restándole dramatismo y credibilidad a la cinta. Las canciones de la banda sonora, aunque muy buenas, parecen metidas con calzador. Y es que no pueden meterse todos nuestros temas preferidos en una misma cinta, no cuela. El personaje de Bale era muy oscarizable, no fue sorpresa. Y hablando de "The Wrestler": esa sí que conmovía...

Un saludo desde el rincón. Y disfrute usted el fin de semana ;-)

Kinski dijo...

Yo cre que la peli esta bien, así sin mas.
Y que me perdone Kinozoe pero las canciones si tienen sentido en la peli pues sus títulos tienen que ver con lo que sucede en pantalla (o yo así lo interpreto).

dvd dijo...

A mí me parece que Rourke, ahora sí, tiene demostrada su valía como actor de carácter. Eso ya es algo.

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

¡Cuidao con mis primos!