sábado, 5 de marzo de 2011

Artificios



FAMILIA fue el brillante arranque de una carrera que poco a poco ha ido yéndose a pique, la de Fernando León de Aranoa. Producida por Elías Querejeta y con un guión firmado por el propio Fernando León, FAMILIA es un espeluznante descenso al lado más mezquino del ser humano, logrado en base a una reducción al absurdo inteligentemente filmada por un director de firme pulso pese a su bisoñez. Si hubiese estado mal estructurada, habría sido un tostonazo de corte amigable y lacrimógeno, género tan insufrible como de actualidad, y al que el propio Fernando León se ha abonado de manera furtiva.
Lo que cuenta FAMILIA lo podía haber contado un Buñuel descarnado o un Berlanga mordaz, su dispersa anatomía parte de una falsa sensación de ligereza para ir descubriendo poco a poco un tejido que basa su amarga profundidad en la nula ternura que desprenden unos personajes que parecen desprovistos de alma, moviéndose únicamente por motivos meramente materiales. Porque FAMILIA es la historia de un hombre sin familia, un hombre que decide espantar la soledad a base de dinero, así que contrata un familia artificial para intentar tener esa sensación que al resto de los mortales parece costarle tan poco tener. Aparentemente no es más que un juego perverso aunque inocuo, pero poco a poco comprobaremos que, en este insólito caso, nadie está libre de pecado. Avaricia, misantropía, crueldad y nihilismo se dan la mano en un film en el que su director debía haber indagado más constantemente, sobre todo en sus interesantes aspectos formales como entidad autónoma; un artefacto que, quince años después de su estreno, sigue exactamente igual de vigente y que nos descubrió muchas cosas, incluso que Amparo Muñoz también sabía actuar y nadie se había enterado nunca.
Saludos familiares.

2 comentarios:

RFP dijo...

Hoy precisamente iba yo a hablar de ella en ese blog que tan abandonado tengo, a cuenta de lo de Muñoz.
Pero tampoco voy a poder decir nada más ni mejor que lo que tú has hecho, así que lo dejaremos para otro día.
A mi me parece una comedia deliciosa, precisamente por la amargura.
Del resto de la carrera de León no puedo hablar mucho porque es otro que me empezó a aburrir sobremanera.

dvd dijo...

Sí, quitando LOS LUNES AL SOL y BARRIO, a las que tengo mucho cariño, el resto es terrible...

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

¡Cuidao con mis primos!