domingo, 12 de febrero de 2017

Rincón del freak #258: Corrección política y todoterrenos



Un ejemplo clarísimo de la grandeza interpretativa de John Hurt lo podemos rastrear, sin duda, en sus películas más prescindibles, a las que es capaz de dotar de inusitada categoría. PARTNERS, de 1982, era una ínfima comedieta en la que sale Ryan O'Neal vestido de los Village People y Hurt con un suéter rosa. Sí, es aquel placer culpable que usted alquiló en Beta y que llegó a poner en duda su propia orientación sexual. Con un argumento que recordaba ligeramente a A LA CAZA, contaba el estrambótico devenir de una pareja de policías que debe integrarse en el ambiente gay californiano; el primero no lo ve nada claro, pero su jefe decide explotar su innegable atractivo sexual para intentar atraer al asesino de un joven gay; el otro tampoco lo ve claro, pues ha intentado ocultar su homosexualidad en su trabajo de oficinista. El responsable de esta nimiedad era James Burrows, mítico creador de CHEER'S y con una larguísima trayectoria en TV desde principios de los setenta, pero que aquí hizo su primera y última incursión en la gran pantalla. Tiene algunos momentos de sonrisilla, por recordar las cosas que veíamos hace treinta años, pero lo que verdaderamente tira para atrás es su sentido del humor, impensable en estos tiempos, tratando a los homosexuales con un estereotipo que no hubiese desdeñado el mismísimo Pedro Lazaga. Pero luego está John Hurt... Palabras mayores.
Saludos.

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

¡Cuidao con mis primos!