viernes, 3 de febrero de 2017

Ettore Scola. Un italiano en Italia #7



En DRAMMA DELLA GELOSIA, de nuevo propone Ettore Scola una retorcida vuelta de tuerca a los problemas más mundanos. En este caso, con una mezcla demasiado acusada de géneros, desde la comedia gamberra y esperpéntica a la fantasía pop, verbigracia de un trío protagonista de lujo y que valió a Marcello Mastroianni el premio al mejor actor en Cannes. Completaban Giancarlo Giannini y la maravillosa Monica Vitti, menos fría que de costumbre y demostrando una divertida vis cómica. El argumento no puede ser más delirante: una florista se enamora a la vez de un modesto albañil y un pizzero, sin poder dejar a ninguno intentará compaginar a ambos, sin contar con que eso del amor compartido es un ideal complicado de llevar a cabo. A Scola se le va la mano en más de una ocasión y el montante queda algo descompensado, como una sucesión de sketches a toda velocidad y con los mismos actores. Pero para el recuerdo quedan algunas escenas verdaderamente antológicas, como el conato de trío (que desmitifica dicha fantasía sexual) o el arranque, en el que se nos sitúa en la escena de un crimen que parece difícil de resolver y que encadena con el desenlace del film, que de nuevo tira del amargo sentido del drama de Scola y redimensiona una película a la que le sobra artificio y le falta un poco de concisión. Pero ver a la Vitti en ropa interior compensa casi cualquier cosa...
Saludos.

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

¡Cuidao con mis primos!