viernes, 3 de mayo de 2013

En busca de una voz propia



Puede ser que Rian Johnson sea uno de los nombres a tener en cuenta en los próximos años en tanto que posible renovador del cine de acción "inteligente". Sin demasiadas ínfulas y con una confianza ciega en sus guiones, aquel jovencito que reclamó cierta atención con una película llamada BRICK se encuentra inmerso en el "más difícil todavía"; esto es: encontrar una manera de dirigir que no sólo sea atractiva para el gran público ni enfría a la crítica, sino que además resulte perfectamente reconocible para unos y otros. A mí me van a perdonar pero no creo que, de momento, LOOPER sea esa película-puente que todo director de corta carrera necesita. LOOPER es una película muy entretenida, con unos actores que en ningún momento denotan dejadez ni descreimiento, y con algunos detalles que la sacan del cine de consumo masivo y la dejan  en otro lugar menos transitado. Su apuesta es medianamente arriesgada, la baza de la pareja Willis/Gordon-Levitt ayuda a tener presente en todo momento que "esto es Hollywood" y que además no nos va a defraudar; pero cuando toca el gran giro, cuando (teniendo en cuenta que Johnson también es responsable del guion) necesitamos imperiosamente que nos cuenten algo novedoso, LOOPER, como película consciente de que todo lo que ha ido mostrando es indiscutiblemente poderoso, resuelve todas sus incógnitas exactamente como uno lo hubiese imaginado. Menos excéntrica de lo que cabría, se trata de un ensayo retrofuturista (uno no sabe si está en un futuro con viajes en el tiempo o en 1950) que intenta fusionar una acción trepidante, una incógnita que juega a ser inteligente y un halo melodramático y melancólico que la emparenta (al menos en apariencia) con el añorado espíritu de BLADE RUNNER. Porque también aquí la cosa va de un tipo bastante jodido al que le encargan matar a alguien y no saldrá todo lo bien que pensaba... No voy a desvelar mucho más aunque supongo que a estas alturas la mayoría de ustedes sabrán a qué me refiero. En definitiva, que seguimos esperando a Rian Johnson y que depositamos nuestra confianza en un tipo quizá no tan dotado como otros directores de su generación (se me vienen a la mente Jeff Nichols o Sean Durkin), pero al que le avala la fe ciega que tiene en sus propias posibilidades.
Saludos en bucle.

2 comentarios:

Mr. Lombreeze dijo...

Aburrida.

dvd dijo...

No sé, está entretenida... ¿Usted no era el que vio BRICK y le gustó? (hablo de memoria)...

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

¡Cuidao con mis primos!