miércoles, 15 de mayo de 2013

El arte de las manualidades



El equipo motor de KING KONG (Ruth Rose, Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack) realizó otros dos films de temática "similar": SON OF KONG, que aprovechó inmediatamente el bombazo de la original, y, ya quince años más tarde, MIGHTY JOE YOUNG, que intentaba desmarcarse de aquel dramatismo exacerbado y facturar una película "para toda la familia" y en la que un gran simio (no tan grande, la verdad) fuese no un loco enamorado, sino un ser entrañable e incluso juguetón, aunque no dejara títere con cabeza cuando le tocaban los cataplines, claro... El encargado de dar vida al "monstruo" fue un joven Ray Harryhausen, al que aún le restaba demostrar lo mejor de sí mismo y que, aun sin realizar uno de sus trabajos más depurados, le dio más que de sobra para llevarse de calle el oscar a los mejores efectos especiales. El film comienza aceptablemente, con una trama menos mitificadora que la del gran Kong, en la que un simpático bebé gorila es adoptado por una niña que vive en una granja africana; todos crecerán y al cabo de los años Mr. Joe Young (que es el estrambótico nombre del animal) será descubierto por un avispado empresario que lo convertirá en una ridícula aunque rentable atracción. El guion es estupendo, pero a Schoedsack y compañía se les fue la pinza en el tramo final (ya apuntaban con la ideita de filmar cowboys enlazando gorilas en África...), donde poco menos que invocan a los Hermanos Marx (literal) y nos cuentan la huida de la jovencita (una pipiola Terry Moore), un cariacontecido cowboy y el pobre simio, al que Harryhausen (supongo que por exigencias del guion) deja ya haciendo pedorretas y gestitos cómicos. Aunque la palma se la lleva el acto de redención para el pobre mono, alque persiguen para ajusticiarlo; resulta que van a toda leche para coger un barco dirección África, cuando hete aquí que aparece... ¡Un hospicio en llamas!... Acojonante. Total, que Mr. Joe Young salvará unos cuantos huérfanos y todo arreglado. RKO en estado puro... Para una tarde con los niños puede estar hasta curiosa, aunque sirve más para constatar lo bien hecha que estaba KING KONG muchos años antes.
Saludos peludos.

2 comentarios:

PH dijo...

Ésta debe ser digna "monería". Se lo pasaría ese equipo tan bien en King Kong, que qué más da que se les fuera la pinza con Mr. Joe Young al equipo y a la RKO. Total, si es para toda la familia y honrar en la memoria al gran gorila.

dvd dijo...

Es una bizarrada total. Lo mejor, con diferencia, y sin ser de lo más virtuoso que hizo: el trabajo de Harryhausen.

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

¡Cuidao con mis primos!