sábado, 29 de junio de 2013

Y si así fue...



Seis años antes de la adaptación ficcional, las Runaways tuvieron una oportunidad inmejorable para explicar a sus anchas el porqué de su corto recorrido y lo abrupto de su separación, cosa que, por ejemplo, pasaba de puntillas en la antes mencionada. El problema es que este oscuro documental apenas ha gozado de repercusión más allá de la televisión por cable estadounidense, pero aquí sí que podremos oír la voz autorizada de la guitarrista Lita Ford o de la explosiva batería Sandy West, además de a Jackie Fox, que fue literalmente botada en mitad de una gira. Aderezada con jugosas imágenes, como las de su inmortal concierto en Tokio, el documental está sustentado sobre todo en la palabra; sin ánimo de anteponer cualquier tiempo pasado como un tiempo ideal, las diferentes componentes (resulta significativa la negativa de Joan Jett a participar en el mismo) darán sus puntos de vista, que, aunque diferentes, confluyen en la excesiva rapidez que su obsesivo productor, Kim Fowley, imprimió a un grupo formado casi en su totalidad por adolescentes. Si de verdad les interesa qué fue lo que le pasó realmente a The Runaways, mejor pónganse con este documental, el resto a lo mejor no es más que ficción.
Saludos on stage.

2 comentarios:

PH dijo...

Más que merecido el documental, pero The Runaways,las originales, fueron más que eso, auténticas heroínas, no sólo del y para el rock. Le dirían eso de "no abrid mucho la boca que se os entran moscas, so perras". Pero dejaron entrar moscas y las deglutieron. Hasta que pasaron de la banda al trabajo en solitario. Esa batería era una mosca acojonante (muy distinto a cojonera).

Te dejo una que sonó mucho.

https://www.youtube.com/watch?v=PTinktu6Zmk



dvd dijo...

Eran tremendas sobre el escenario, seguramente porque quisieron trascender la anécdota de ser todas chicas; querían ser un grupo tan bueno como cualquier otro, y no hay más que escucharlas...

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

¡Cuidao con mis primos!