viernes, 7 de junio de 2013

Moscas y martillos



Varias razones me han impulsado a escribir unas líneas a propósito de esa película-saga-factoría-centro comercial-cachondeo llamada SAW... y derivantes. Me había propuesto a mí mismo no hacerlo porque debo ser de los pocos a los que esta propuesta... y derivantes no ha sulibellado con sus fétidos perjúmenes. Sin embargo, y como decía, hice acopio de rastros y recordé que James Wan es el artífice de uno de los films que más me han gustado en los últimos tiempos, la aún infravalorada INSIDIOUS (... tiempo al tiempo...); además, el hecho de que la tortura (nunca mejor dicho) se haya disparado hasta las siete entregas (de momento...) no ha hecho más que seguir dotando al original, a punto de cumplir diez años, de un aura creciente. SAW no es tanto, ni mucho menos, pero aprovecha sus recursos con felina inteligencia; lo cual no quiere decir que sea un film especialmente inteligente, sino que defiende sus intenciones sin caer en la autoparodia involuntaria. Lo mejor es su arranque, cómo va construyendo un rompecabezas en torno a dos hombres que despiertan encadenados en un sucio baño público, las instrucciones que irán recibiendo y cómo el espectador va formando su propia versión de los hechos; hechos que no hemos visto, que conforman una película paralela y que finalmente es su gran hallazgo. Wan, gran manipulador de eso que creemos controlar llamado percepción, no hace más que recoger los pedacitos dejados por la miríada de subproductos que surgieron tras el éxito de SEVEN, de David Fincher, y contar con la colaboración de los espectadores, mostrando infinitamente menos que en las susodichas, lo que hace flojear el montante precisamente cuando enciende el escaparate de atrocidades, que, al menos a servidor, le dan más risa que otra cosa. Una entrega la habría convertido en una verdadera película de culto, el despiporre posterior es como para dedicarse a otra cosa...
Sawludos.


4 comentarios:

Mr. Lombreeze dijo...

No hay mucho que valorar en INSIDIOUS, una película que me hizo reír, eso se lo concedo.

dvd dijo...

A mí me encanta, y creo que soy la única persona a la que le dejó mal cuerpo... Debo ser muy raro...

Mr. Lombreeze dijo...

No tan raro como el demonio ése que iba pintado como el malo del episodio I de Star Wars.

dvd dijo...

Jajajajajaja... ¡Es verdad! ¡Vaya bicho!...

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

¡Cuidao con mis primos!