miércoles, 5 de junio de 2013

Gloria a los clásicos



De nuevo una producción alemana... que no parece alemana. De nuevo un film fantástico... aunque de género. Aunque otra vez una película que, sin estar tan mal como pudiese, no llega a donde debería. PANDORUM, de 2009, contenía tantos elementos interesantes que supuso un pequeño accidente en la invariable geografía de los consumidores masivos de este tipo de cine ¿El problema? El problema, para no extendernos mucho, es que se parece tanto a ALIEN... Para entendernos, se trata de dos pasajeros espaciales que despiertan tras una prolongada hibernación; luego descubren que "algo" les amenaza; para terminar, las pasarán canutas para sobrevivir... ¿Es ALIEN? No, es PANDORUM. Ahora lo bueno. Lo bueno es la química entre Dennis Quaid y Ben Foster; el primero es un todoterreno capaz de echarse a la espalda lo que sea y el segundo es un actor que a mí me parece estupendo (véanle en HERE, de 2011) y que es de los pocos actores jóvenes capaces de insuflar un punto de locura sin caer en el exceso. Además, los FX están más que correctos y hay un par de escenas que logran pegarte al sillón y que no les recomiendo que vean si son claustrofóbicos. A partir de ahí, al señor Alvart se le acaban las ideas y empiezan a llegar los mamporros, los jodidos sustos sonoros y los ojos desorbitados. Total, que una peli para pasar el rato no se conforma con ser eso, una peli para pasar el rato... No, encima tiene que copiar a ALIEN... Eso está ya muy visto y muy sobado, y cada vez me hace menos gracia. Una pena.
Saludos que nadie escuchará...

2 comentarios:

Mr. Lombreeze dijo...

Saludos escuchados.
La peli es malísima.

dvd dijo...

A mí me entretuvo exactamente 31 minutos... Luego, la nada...

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

¡Cuidao con mis primos!