jueves, 6 de septiembre de 2012

La verdad está ahí fuera



Septiembre es un mes que se presta a las divagaciones más variopintas y las reflexiones menos adiestradas; un mes a caballo del verano y del otoño, lo que le (nos) hace más mal que bien, puesto que solemos rendirnos a toda la nostalgia y melancolía que el dulce estío nos hace olvidar. Así las cosas, también es cierto que ya queda poco para llegar a la fecha más fatídica de los últimos tiempos, el día 11, y, claro, se disparan otra vez las conjeturas y conjuros sobre una posible conspiración. Mi opinión es que nunca lo sabremos, igual que nadie dirá que lo de ir a la Luna fue una falacia y esas cosas; mientras tanto, se multiplican los documentales sobre todos esos "puntos oscuros" al margen de la versión oficial, que defiende un mero ataque terrorista. No voy a extenderme, simplemente les diré (por si les interesa) que el documental atiende al nombre de 11 SETTEMBRE 2001-INGANNO GLOBALE (sí, es italiano) y su supuesto valor reside en ametrallarnos con todas las claves de la conspiración. Empieza con el extraño itinerario de los aviones secuestrados; que si iban para California y viraron al llegar a Ohio... un lío, vaya. Sigue con una amplio dossier sobre demoliciones controladas, por lo que se llega a la conclusión de que las Torres Gemelas colapsaron gracias a numerosas explosiones estratégicamente colocadas por... Efectivamente. Y aunque el final tenga su punto de valor, cediendo espacio a varios familiares de víctimas que aún siguen haciendo preguntas y luchando por una versión que, mucho me temo, no van a lograr, lo cierto es que este documental, simplista y poco inspirado en lo formal, queda absolutamente resumido en una de sus últimas conclusiones: "... he dejado de ser una persona inocente y crédula", nos dice la mujer de un fallecido antes de que Giuliani y compañía la miren como a un bicho raro en un multitudinario careo. Es decir, el problema no es si dejas de creer a posteriori; el problema es que a los que nunca hemos creído en la integridad de los gobiernos también nos parte un rayo... y sin que se nos muera nadie por el camino...
Saludos descreídos.




8 comentarios:

Rosa Ortega dijo...

No sé qué teoría de la conspiración desarrollará este documental, me imagino que no cuestionará que dos aviones entraron por un lado y salieron por el otro de estos rascacielos gemelos. Que dicho suceso se produjo en un contexto bélico (no entro a cuestionarlo), que la vida propia vale poco para los terroristas islámicos. No sé qué es lo qué se puede cuestionar. No entiendo el interés o valor que pueda tener esta teoría. Con respecto a lo del descreimiento de esta mujer, ¿sobre los entresijos del atentado y de los postulados de defensores o detractores de tal o cual trama, la integridad de los gobierno o sobre los efectos de la ausencia? A mí me traería sin cuidado la trama del asunto. Y no confiar en la integridad de los gobiernos a priori me parece desconfiar en exceso. Otra cosa es la puridad. Eso sí es utópico y lleva al descreimiento más absoluto.
Pero, en cualquier caso, este atentado como muchos otros lo produjo el INTEGRISMO de aquellos que no son capaces de ver el todo en partes. ¿Ves? Todo depende de, hasta la integridad.
Pero un rayo es un rayo y ahí no hay teoría de la conspiración posible. Como dicen los cristianos, estaría de Dios.
En cualquier caso, "mero" no lo dirás por insignificante, sino por "puro" ataque terrorista.
Y no me enrollo, si yo esto no lo voy a ver ni ná, total.

Un saludo íntegro en su totalidad, de Rosa.

MrMierdas dijo...

Dvd, es mejor que te aferres y creas en estas teorías de saldo y en las malas artes de los gobiernos... Si supieras la gente que anda por el mundo intentando hacer cosas "malitas", entonces no conciliarías el sueño...

Saludos "maquiavelicos"
Por cierto en italiano? No me jodas macho, es mejor poner la voz de un yankee muy serio del partido demócrata...

dvd dijo...

Sí, es un poco bizarro; como escuchar a John Wayne en italiano...

Mr. Lombreeze dijo...

Yo no creo en la integridad de los gobiernos. Pero tampoco creo en su inteligencia (y no me refiero al espionaje sino a sus neuronas). Y hace falta ser más listo para contar una buena mentira que para contar una mala verdad. Hay otra teoría que defiende que lo de las torres fue obra del ataque terrorista de un mero. A mí me gusta mucho Septiembre, aunque no todo, claro.

dvd dijo...

Lo siento, lo del mero no lo entiendo; lo del éxito de Mecano tampoco... A mí lo de las Torres Gemelas me dejó en shock, lo recordaré toda la vida porque por entonces yo trabajaba de noche y acababa de despertarme; tenía la sensación de vivir un mal sueño en directo...

Mr. Lombreeze dijo...

es que lo del mero es humor inteligente, donde usted dice "un mero ataque..." yo me arrancó con el chascarrillo de "ataque de un mero". En su momento me pareció gracioso.
El éxito de Mecano se llama "el siete de septiembre" que me parece una canción horrorosa, así que me gusta todo septiembre menos "el 7", lo pilla?.
Si los chistes explicados pierden la gracia, los chistes sin gracia no te digo lo que pierden cuando se explican...

Rosa Ortega dijo...

Tu comentario es genial, lo del ataque del mero es cumbre, que por algo se dice que "De la mar el mero... Y el 7 te gustará más o menos, pero es un número esencial en muchas culturas y religiones y dicen que es cabalístico en tanto que representa el triunfo. Así los 7 pecados capitales con los que la Iglesia adoctrinaba su integrismo Xno. Las 7 Maravillas del Mundo: elijo el Coloso de Rodas en honor a esos rascacielos. Los islámicos tienen que darle 7 veces la vuelta a la Meca de colofón a su peregrinaje. Y no nos olvidemos que son 7 las notas musicales, los 7 días de las semanas, los 7 Infantes de Lara. Y los 7 niños de Écija, esa cuadrilla de bandoleros que plantó cara a las tropas napoleónicas en la campiña sevillana.

Pero yo me quedo con el 7 de Siete vidas tiene un gato, maramamiau miau miau. Y la canción de Mecano.

En fin, que de un ataque de un mero no sé, pero del 7 no nos libramos.








dvd dijo...

Maldita sea, humor inteligente en mi blog... Voy a tener que poner remedio ya...

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

¡Cuidao con mis primos!