lunes, 29 de abril de 2013

De verdad... Jean Rouch #1

Cineasta fascinante, de imposible domesticación, buscador incesante de la realidad del ser humano y poseedor antes de una mirada poéticamente humanística que la habitual didáctica del documental (porque no son documentales, sino "cine directo"), Jean Rouch va a asomarse cada Lunes, y a partir de éste, a la apertura semanal de El Indéfilo. Un creador fundamental para entender qué significa el compromiso cuando se coge una cámara y que desgraciadamente (aunque nos sea tristemente habitual) es casi un desconocido en nuestro país, a pesar de su inabarcable obra (imprescindible el completísimo cofre editado por Intermedio) y de su incontestable prestigio internacional. Un maestro que siempre dijo hasta sus últimos días, cámara en mano, que nunca abandonaría la posición del alumno.




Y para empezar (y siendo consciente de que me ha sido imposible acceder a toda su obra), hablaremos de tres cortometrajes de diversa duración y pertenecientes a la época, a finales de los años cuarenta, que Rouch pasó en la cuenca del Níger; etapa decisiva para ubicar su devenir como cineasta y que contiene algunas de las imágenes más crudas (en bruto, sin sospecha) de su filmografía. Por ejemplo, LA CIRCONCISION, en la que en apenas diez minutos Rouch muestra este rito mediante el que los niños de una aldea de Níger se convierten definitivamente en hombres. Aún con poco uso de la palabra descriptiva, sobrecogen la preparación de los niños encima de una ensangrentada piedra y los métodos para cauterizar la herida.





En INITIATION À LA DANSE DES POSSÉDÉS, diferentes mujeres establecerán un extraño diálogo con los "espíritus" que las poseen a través de frenéticas danzas, incrementadas por un infernal ritmo de percusión. Aquí Rouch emplea mucho más la palabra y hace notar el "detalle" de que las poseídas siempre sean mujeres, y de cómo existen espíritus de toda índole: amistosos, diabólicos, sexuales, mortíferos o simplemente juguetones, y que en función de su naturaleza las danzas se alargarán o tendrán un efecto inmediato.





Mucho más elaborado es el documento LES MAGICIENS DE WANZERBÉ, no sólo por su mayor duración sino por su complejidad formal. En él, Rouch comienza por describir un lugar transfronterizo, al Norte de Níger, donde acuden multitud de tribus para realizar intercambios de bienes, al tiempo que se nos va narrando el contexto histórico que lo convierte en un territorio que ha pasado de mano en mano, disputado en inmemoriales guerras entre los pueblos al Sur y los del Norte. Casi sin percibirlo, Rouch introduce su cámara en la morada de un importante mago y filma una "sesión" de adivinación, que más allá de su credibilidad sí que resulta fascinante por la sencillez con la que logra convencer a su "cliente", apenas con unos dibujos en la arena.
Tres ejemplos de la etapa inicial de Jean Rouch, sin la que no se podría entender nada de lo que hizo después y que sirve como pórtico a una filmografía, ya digo, esencial y muy desconocida, y que volverá el Lunes que viene.
Saludos.

2 comentarios:

PH dijo...

Sí que es interesante. He visto esta tarde lo que he encontrado aquí, Les maitres fous y Mou un noir (las limitaciones idiomáticas se suplen con los subtítulos -más o menos- y, sobre todo, con la carga visual que tienen9. Ya los comentarás, me imagino.
Me ha traído a la mente la reciente Rebelle, de hecho creo que la influencia del documental de la nominada se evidencia. Muy provechosa ésta para meter África por los ojos, ya que la metemos en algún bolsillo con el coltán de los celulares y en los pañuelos de la guantera. Otros se la llevaron/llevan en cofres.
Y hablando de cofres, el del Intermedio ya no existe. Invertiremos en alguna suelta. Ya iré viendo.
Saludos.

dvd dijo...

Jean Rouch es un gran desconocido en nuestro país y uno de los pocos que han mostrado el continente africano tal y como es, fuera de tics y tópicos. REBELLE me gustó, pero se podría haber pulido un poco más; esto es otra cosa, documentales sí, pero tremendamente comprometidos.
Advierto de que Rouch tiene una filmografía inasible, compuesta en su mayor parte de cortos y mediometrajes, y no he podido verlos todos, así que intentaré comprimir cuanto pueda.

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

¡Cuidao con mis primos!