lunes, 23 de mayo de 2011

Formatos no concretados



He reiterado en estas páginas el poco afecto que le tengo al formato televisivo; a lo mejor en un plan un poco intransigente, lo sé, pero siempre intento dar mis razones, como en este caso. Y en este caso, resulta que me atreví con un título que es carne de freaks, coleccionistas, mitómanos y otros majaras; me refiero a BATTLESTAR GALACTICA, una especie de hermana menor de Star Trek y Star Wars, que tuvo una exitosa serie televisiva hace muchos años y que periódicamente es agredida como lo son todas las franquicias. Por ejemplo la llamada THE PLAN, que es la que nos ocupa hoy, un extenso episodio piloto sin mucho sentido, puesto que todo el mundo se conoce de pe a pa lo de la interminable guerra entre los humanos y los Cylons, que son esos extraños robots con la lucecilla en el casco y que sólo aspiran a conquistarlo todo... hasta Teruel. Dirige Edward James Olmos, conocido de la afición por su papel en BLADE RUNNER y posterior éxito en Miami Vice, y parece que el proyecto le viene demasiado grande; la gran virtud, por ejemplo, de George Lucas fue su capacidad para sintetizar una epopeya galáctica en unos cuantos personajes perfectamente reconocibles, mientras que esta BATTLESTAR GALACTICA, pese a contar con algunos momentos interesantes (si soy sincero, los que aparece en pantalla el gran Dean Stockwell como un malvado Cylon que no para de realizar cuestiones filosóficas), la verdad es que todo se desarrolla de manera previsible y sin muchas ganas de intentar algo nuevo, acorde a los costurones de guión que delatan su carácter, como adelantaba al principio, meramente televisivo. No es que disfrute dándole caña a este formato, pero es una lástima comprobar cómo ideas de las que pueden surgir productos novedosos (aunque no sea tampoco éste el caso) se quedan en un aburrido convencionalismo del que apenas surgen pequeños balbuceos, detalles casi imperceptibles.
Saludos intergalácticos.

2 comentarios:

RFP dijo...

Es cierto que el capítulo es un resumen de todo lo que quedaba pendiente en la serie (esa manía que tienen los yanquis de tratarnos como a imbéciles) y que no aporta nada ni a la serie ni desde luego a la historia del cine (ni la televisión).

Es un homenaje al resto de la serie, en formato tv-movie y con resultado sólo apto para fanáticos. Entre los que me encuentro.

Möbius el Crononauta dijo...

Pues no sé, si la tv falla, prueba con HBO...

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

¡Cuidao con mis primos!