jueves, 26 de mayo de 2011

Destino y tragedia



He vuelto a ver CARLITO´S WAY; hacía casi veinte años que la había visto, justo cuando la estrenaron. Mi momento dulce cinéfilo. He hablado mucho de esta película, con mucha gente, con enorme respeto y admiración; y no sabía si el tiempo, la distancia, me habían jugado una mala pasada, así que he vuelto a verla y me he dado cuenta de que es aún mejor de como la recordaba. CARLITO´S WAY es un peliculón, lo que yo entiendo por eso; tiene intriga, humor, ritmo, tristeza, buenos diálogos, la interpretación más desgarradora de Al Pacino desde entonces (y casi de toda su carrera), un ramillete de secundarios impresionante y un desenlace que te deja clavado a donde quiera que estés sentado. Sí, porque Carlito, Carlito Brigante, renace desde la antigua Grecia para enfrentarse a su pasado, repleto de engaños y traiciones; ha cumplido cinco años en la cárcel y sólo sueña con reunir el dinero suficiente para largarse a las Bahamas y romper con todo, empezar de cero. La adaptación que David Koepp realiza de las dos monumentales novelas del juez Edwin Torres, permite a Brian de Palma imbricar inteligentemente a Carlito en la tela de araña que es todo su entorno; cree que puede escapar, nosotros mismos lo creemos, incluso cruza en su camino a su antiguo amor, les hará reconciliarse sólo para tener otro testigo de la caída final. Carlito está continuamente zarandeado, cree que puede controlarlo todo, pero está equivocado; su depravado abogado (tremendo Sean Penn) difumina la línea que separa a los criminales de quienes están al servicio de la ley; vuelven los viejos "colegas", que se venderán por venderle a él; los nuevos traficantes, que han oído hablar de Carlito Brigante mientras estaba en la cárcel y ahora quieren emularle. Pero no tiene que preocuparse, Carlito está limpio y seguirá estándolo, sólo le hace falta reunir 75 de los grandes y dará el saltoa su paraíso particular...
La virtud de las grandes películas está, casi siempre, en lograr llevar a su terreno a todo tipo de público; de Palma filmó su Gran Obra como un fresco desencantado y tristísimo, un canto del cisne repleto de poesía orgánica que contenía algunos guiños maravillosos a su adorado Hitchcock y una escena final, en la estación de tren, que ha pasado a la historia del cine y que precede a unos últimos minutos desoladores, con Carlito mirando un cartel publicitario y preguntándose por qué la vida tiene que ser tan cabrona. Si la ven, cosa que les recomiendo encarecidamente, no pulsen el stop en los créditos, sabrán lo que es la representación misma de la tristeza.
Punto y final de una obra maestra. Saludos.

10 comentarios:

MrMierdas dijo...

Amén!

David dijo...

No la he visto. Para una buena que debe tener De Palma. De todas formas, no voy a leer tu reseña después de la estupenda reseña que he encontrado aquí (no sé si conoces el blog JAJAJA)

David dijo...

ups. se me olvidó poner el enlace. Era este , como ya podias imaginar.

dvd dijo...

Internet es paraíso e infierno, el reflejo amplificado de todos nosotros... de lo que hay, vamos...

dvd dijo...

Yo es que con el final de esta película lloro, soy así de moñas...

Mr. Lombreeze dijo...

Coincido. Obra maestra. Mantra clásico del cine negro/de gangsters de "el último trabajo y me retiro". Uno de mis favoritos.

De Carlitos Way aprendí una lección muy importante:
"Los hijos de puta siempre te disparan de noche, cuando lo único que hay es un médico de guardia novato con un cerebro somnoliento".

No sé si sabiais que es la mejor peli de la década de los 90 según...

Cahiers du Cinema!!!, toma ya, va en serio.

dvd dijo...

Pues en los oscar ni se enteraron... No sé si la mejor, pero entre las diez mejores seguro...
Me he puesto como cuatro veces la canción de Joe Cocker en el YouTube... Sniffffff!!!

Kinezoe dijo...

Una vez se ha visto, ya nunca se olvida. Me gusta volver a ella de vez en cuando. Trabajos como este hacen grande el cine. Los créditos finales son impresionantes, sobrecogedores; aunque lo intentes, no se te irán de la cabeza en un buen tiempo. Obligado postrarse ante "Carlito's Way". De reclinatorio.

David C. dijo...

Parece interesante, habra que verla un día.

Kinski dijo...

Digan lo que digan De Palma es el puto amo de la cámara.
Carlito's es imprescindible, de lo mejor que he visto en mi vida.

Saludos.

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

¡Cuidao con mis primos!