domingo, 26 de agosto de 2012

Rincón del freak #74: En el país de los ciegos...



Lo siento, pero es superior a mí; me puede. Los remakes... ¿Qué diablos son? ¿para qué sirven? ¿Qué pensaríamos si Pérez-Reverte anunciara un remake de Los Tres Mosqueteros...? Pues que lo acusaríamos de hereje, que lo quemaríamos vivo, que no volvería a publicar una novela más. En lugar de ello, Pérez-Reverte lleva haciendo remakes de Dumas toda su vida, pero le pone otro título y santas pascuas... ¿Qué pensaríamos si Elvis Costello volviese a grabar el Sargeant Pepper's...? ¿Y si Antonio López decidiese volver a pintar Las Meninas? O lo que es más importante: ¿Por qué ocurre esto en el cine y está asimilado y aceptado como lógico y normal? Yo he visto muy pocos remakes que de verdad merezcan la pena, y no logro recordar ninguno que sea netamente superior al original, así que sigo sin entender por qué se hacen cada vez más; bueno, excepto por la cuestión de la mediocridad y la inoperancia artística, claro. Así las cosas, vi LET ME IN, de Matt Reeves, que pasa por ser un tramposo con todas las letras (vean, si no, aquella patochada llamada CLOVERFIELD); no pensaba verla porque ya sabía de antemano lo que me iba a encontrar, pero fue este verano, en vacaciones, y tenía la tele encendida por casualidad, y aunque la pillé con cinco minutos de retraso no creo que esto sea relevante. LET ME IN es, punto por punto, inferior al original de Tomas Alfredson... ¿y saben por qué? Pues porque ya estaba hecha; porque no aporta nada, excepto ahorrarles a los espectadores yanquis tener que leer subtítulos; porque cada escena cumbre (mención especial al fascinante final, una secuencia que no puedo quitarme de la cabeza) espera agazapada al movimiento sueco, que no necesita perfeccionar nada... ¿para qué? ¿Por qué esta obsesión tan de moda por pulir las aristas? Reeves no es, ni será jamás, un autor, y esto debe ser realmente frustrante cuando tienes que defender ante la prensa presupuestos millonarios. En el otro extremo, Tomas Alfredson quizá no pase de hacer pequeñas películas en su país, pero todos sabemos que en su currículum figura una de las películas más bellas y conmovedoras (y originales...) de los últimos tiempos; ésa, y no otra, es la diferencia.
Saludos del invitado.







4 comentarios:

Mr. Lombreeze dijo...

no dijiste el otro día que si le íbamos buscando utilidad a las obras de arte íbamos apañaos???. Los remakes son, Shane dixit, como los revólveres, no son ni buenos ni malos de por sí, depende de quien los empuñe. Francis Bacon y Picasso hicieron remakes de Velazquez. El Jinete Pálido es un remake de Shane (y es una película cojonuda). Y el Cape Fear de Scorsesse?. Y La Cosa de Carpenter?. Y el Scarface de De Palma?. Hay buenos remakes.

El Let Me In americano sirvió para que los yankis conocieran una historia que jamás hubieran conocido porque salían suecos. Algo es algo, aunque sea un poco triste esta subcategoría, la de los remakes yankis de películas europeas o asiáticas recientes que el público USA se niega a ver en sus versiones originales.

Yo la de Matt Reeves no la he visto porque para mí, personalmente, es un remake innecesario.

Möbius el Crononauta dijo...

Yo es que tendría que empezar por el principio...

dvd dijo...

Un remake calcado no aporta nada, pero un remake "personal" no tiene tampoco por qué ser un buen film, dependerá de su propia calidad intrínseca. Y no me meta usted en berenjenales de "... es que usted dijo...", porque lo que faltaba era ser esclavos de nuestras palabras... Bueno, ni Bacon ni Picasso "clavaban" a Velázquez; EL JINETE PÁLIDO tiene treintaytantos años de diferencia con la de Alan Ladd; SCARFACE aún más; EL CABO DEL MIEDO no me ha gustado nunca pero nunca... Ésta, por la cercanía entre una y otra, no me parece una nueva visión aportada por otro cineasta, sino una operación de márketing aplicado pero que muy descarado, y eso me mosquea aún más, porque esto se ha convertido en tendencia más que en recurso. Ah, y THE THING es una maravillosa locura que sólo tiene en común con EL ENIGMA DE OTRO MUNDO la nieve, el remake es la otra, es decir: un re-remake, que ya manda cojones...
Bueno, y ya está...

Mr. Lombreeze dijo...

Yo le meto a usted donde me plazca que para eso soy un comentarista soberano. A mí no me censure usted o le denuncio al filmaffinity!!! Jajaja.
Creo que el término correcto para el re-remake es "requeteremake".

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

¡Cuidao con mis primos!