lunes, 28 de febrero de 2011

Expresionismo, minimalismo, sobriedad, coraje



Ignoro casi todo acerca de la gala de anoche; sólo me he despertado a buena hora, me he duchado, he desayunado y me he puesto a escribir un poco. Ayer vi WINTER'S BONE, y me parece (de refilón) que su joven (y guapísima) protagonista, Jennifer Lawrence, estaba nominada como mejor actriz. Poco más; pero el film de Debra Granik, una directora que parece tener especial querencia por los huesos (su anterior film se tituló DOWN TO THE BONE), es un pulso al espectador como ya poquitas veces se ve en el cine norteamericano. Primero porque pasa de explicaciones trilladas y chorradas acerca del compañerismo, la amistad, la familia y esas cosas, y va (nunca mejor dicho) al hueso, al alma de una historia sórdida, incluso escatológica, pero con una gran carga emocional. Se nos cuenta la historia de Ree, que tiene 17 años y sueña con alistarse en el ejército, aunque no por los motivos que cualquiera pudiese imaginar; porque Ree vive en una destartalada casa junto a sus dos hermanos pequeños y su madre, que apenas se mueve ni dice palabra. Estamos en la América profunda, en un lugar donde cada uno hace sus reglas y es mejor no preguntar. Ree ha de sacar adelante ella sola a su familia, hasta que recibe la noticia de que su casa va a ser embargada porque su padre (figura mítica que no veremos en pantalla) la puso como fianza y ha desaparecido mientras estaba en libertad condicional. Ree no tendrá más remedio que iniciar una desesperanzadora búsqueda, donde la solidaridad, la brutalidad, la incomprensión y los códigos internos le supondrán una especie de "camino iniciático" que la harán comprender en qué se basa la realidad que la rodea; una realidad que la golpea a ella y a nosotros, que no esperábamos un film tan bien contado, interpretado y, sobre todo, planificado. Destacables son, desde luego, las sublimes interpretaciones de John Hawkes y Dale Dickey, que se comen la pantalla cada vez que aparecen y que suponen dos de los puntos más oscuros de esta fábula sin moraleja que me recordó por momentos a THE NIGHT OF THE HUNTER (sí, otra más) y a la compleja sencillez de FARGO, aunque con un carácter infinitamente más hierático. Recomendabilísima en cualquier caso.
Saludos despidiendo al invierno.

2 comentarios:

Mr. Lombreeze dijo...

Sí, y al cine indie norteamericano parece que le gustan los personajes femeninos solos ante el peligro de los parajes helados e inhóspitos (recordemos frozen river). La escena del intento de alistamiento es tremenda. Y la de la gestión para conseguir la prueba paternal, pffff,... Gran peli.

elprimerhombre dijo...

Pues yo opino todo lo contrario. A mí me resultó una más de estas pelis independientes que juegan a encontrar el drama más austero posible, y a ser posible con una mujer como protagonista y con una situación económica lo más pésima posible. Y esto es lo que parece ser que últimamente le gusta mucho a Sundance porque repasando los últimos premios, a excepción de este año, las ganadoras fueron Frozen River, Precious y esta. O sea, dramones con mujeres como protagonistas. Quizás sea casualidad pero a mí no me va.

Y tampoco me gusta cómo está contada la historia, salvando únicamente la fotografía y a la joven actriz.

Un saludo!

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

¡Cuidao con mis primos!