jueves, 17 de febrero de 2011

Corazonadas en el infierno



Guerra de Yugoslavia. Un reportero norteamericano desaparece y las escasas noticias que se saben sobre él y el sitio no son halagüeñas, así que prácticamente es dado por muerto. Su mujer debería aceptarlo, quedarse en casa y llorar amargamente, rehacer su vida, cargar con el peso de las víctimas, olvidarse algún día del horror. No. Esa mujer decide hacer lo que nadie osaría hacer, así que se planta en mitad de una Bosnia devastada, la verdadera panorámica del infierno, lo que queda perfectamente plasmado en el desconcierto de esa toma de contacto brutal, sin concesiones. HARRISON´S FLOWERS es una película difícil, en todos los sentidos; difícil de aceptar en su acerado realismo esotérico, sea esto lo que sea; difícil de ubicar entre la maraña de films bélicos que insisten en repetir una y otra vez los mismos esquemas estéticos; difícil de determinar su verdadero cometido ¿es denuncia? ¿es poesía del desastre? ¿es pesimismo? ¿es, simplemente, una historia de amor universal que se eleva por encima de cualquier otra cosa? Hay que verla para sacar su valor real, el que subyace bajo sus terribles zarpazos; además están unas interpretaciones más que solventes a cargo de Andie McDowell (que jamás ha sido santo de mi devoción) y unos estupendos Adrien Brody y Brendan Gleeson. Un viaje al horror a la vuelta de la esquina y un film que contiene uno de los finales más hermosos e inesperados que uno ha visto en una peolícula bélica, aunque no estoy muy seguro de que el género sea exactamente ese...
Saludos desde el invernadero.

4 comentarios:

Cinemagnific dijo...

Pues no la he visto, así que no puedo opinar ahora :7

Mr. Lombreeze dijo...

Pertenece al subgénero de historia de amor en tiempos de guerra, uno de mis géneros favoritísimos. Una odisea y una película magnífica. Gracias por rescatarla de su injusto olvido. Una de las mejores que yo he visto sobre la guerra de los balcanes.

miquel zueras dijo...

Yo también la recomiendo. Xavi, el dueño-gurú de mi video club me dijo que era imprescindible e hice bien al llevármela. Apenas había oído hablar de esa película (a pesar de su reparto) y fue una agradable sorpresa aunque personalmente creo que no es de visión tan dificil. Borgo.

dvd dijo...

Yo destaco dos momentos clave: la llegada de ella a Bosnia, con esa terrorífica sensación de desamparo, y el surrealista encuentro con el marido, casi un fantasma...

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

¡Cuidao con mis primos!