jueves, 13 de octubre de 2016

Postulados para la violación de la realidad #2



Con TADJREBEH (LA EXPERIENCIA), de 1973, Kiarostami da rienda suelta a las claves inalterables de su cine en un mediometraje que volvió a utilizar desde el sistema de propaganda iraní, logrando un resultado de gran belleza y emoción, que denuncia al clasismo imperante por entonces desde la mirada de un niño que en apenas 50 minutos decide despojarse de toda inferioridad e imitar las conductas de los adultos, pensando que sólo así será respetado. El chico es huérfano, trabaja como aprendiz en un estudio fotográfico donde es sistemáticamente humillado por el dueño y por las tardes va a observar a una joven estudiante de clase alta. Unidos su rabia, impotencia y adoración, toma una determinación: "ser" un adulto, vestirse con un traje, afeitarse (aunque no lo necesite) e incluso darse el lujo de lustrar sus zapatos, aunque tengan la suela despegada y sus calcetines estén rotos... Así, Kiarostami da una lección de concisión e intención, y, valiéndose de nuevo de la mirada infantil, es capaz de desplegar, aparentemente sin esfuerzo, una cosmovisión de suma importancia y siempre tan menoscabada, la de esos niños que habitan una altura tan ínfima que preferirían descambiarla y no vivir ese momento único, para ellos un tormento constante...
Saludos.

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

¡Cuidao con mis primos!