lunes, 31 de octubre de 2016

Los canales que nadie ve



De la obscena oferta de canales de televisión que cualquiera puede tener a su alcance actualmente, los más curiosos son los que se encuentran justo al final, noticieros en inglés, francés o alemán en los que vemos imágenes de nuestra querida Europa mientras un locutor de voz impersonal lee un discurso con pomposa eficacia. Eso era Europa, una interminable circulación de eventos bajo los que aparecían unos cuantos millones de vidas acoplados a un sistema productivo y consumista, mientras alguien sin rostro nos contaba qué pasaba con el repollo en Bélgica o los taburetes de metacrilato en un pueblecito finlandés. Que esos canales no tuvieran apenas audiencia responde a una sola razón: no le interesan a nadie. Pretender a estas alturas, cuando la cosificación del ser humano ya no es sólo para "los otros", sino que amenaza con colarse en nuestra agradable cartilla de ahorros, realizar un reporte general de las cosas, como si los causantes de la desgracia estuvieran perfectamente identificados, es, como poco, de una ingenuidad que uno sólo presupone proveniente de mentes acomodadas que ahora quieren redimirse. THE PARADISE SUITE es eso, un raro ejemplo de cine neoliberal disfrazado de superdrama con mensaje moral al fondo, pero está tan torpemente narrada que tanto importa la trata de blancas que un niño que se hace pis, y donde los malvados traen a chicas jóvenes de Europa del Este para explotarlas sexualmente, pero los protopijos que pasan por debajo de los ventanales rojos no importan a ojos de Joost van Ginkel, director y guionista, cuando son los verdaderos culpables de un estado de las cosas que llevan generaciones auspiciando con su repugnante indiferencia. He dicho muchas veces que Holanda me parece el país más profundamente cínico de Europa, pero aún es peor ir al terreno de los Dardenne y terminar metido en un fangal para decirnos lo mismo una y otra vez, que los culpables del hundimiento de Europa no llevan corbata...
Véanla sólo si no tienen televisión por cable...
Saludos.

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

7 al azar


¡Cuidao con mis primos!