martes, 4 de octubre de 2016

La hora de los covers



Hace poco más de dos años, instaba desde aquí a mantener alerta el periscopio respecto a Jeremy Saulnier tras el éxito de su anterior film, BLUE RUIN, en Cannes. Dos años después, Saulnier ha sido capaz de mantener el listón bien alto y demostrar que el cine de género puede ser renovado con garantías y seguir aportando nuevas y estimulantes ideas. GREEN ROOM es una especie de festival de mezclas, donde podemos advertir al genuino cine de asedio, al gore de última generación y a la crítica social más inteligente, precisamente por no ser enfática, sino por dejar que el espectador saque sus conclusiones acerca de lo que está viendo y se pregunte, por ejemplo, sobre lo "normal" que es una sala de conciertos, en las afueras de Portland, regentada por un numeroso grupo de neonazis (yo le quitaría el "neo"). Saulnier no sólo se limita a narrar, sino que hábilmente extrae de su indiferencia argumental una tensión creciente que se nota en cada gesto y en cada frase, y eso es cine en estado puro. A dicho antro llega un grupo de hardcore, que los más puestos en el género identificarán con una sonrisa nostálgica, y, de una manera bastante curiosa, consiguen meterse al público (por llamarlos suavemente) en el bolsillo, pero justo cuando se disponen a cobrar sus pocos billetes un ocurre algo que lo hace saltar todo por los aires, y en un instante pasan a ser un elemento extraño al que los regentes del local no pueden dejar salir bajo ninguna circunstancia. La pregunta es si lo harán en algún momento... y de qué forma.
La manera en la que Saulnier logra captar el sudoroso aquelarre de este tipo de conciertos, obtiene momentos mágicos: el público que abuchea, escupe y tira botellas, pero que acaban como zombis mansos cuando la versión que escuchan es la adecuada. Y es que pocas secuencias de tensión terrorífica hemos visto en el cine reciente como tener los huevos de tocar el "Nazi punks fuck off" enfrente de un montón de tipos rapados con una esvástica tatuada en el cuello... Aparte, hay un par de secuencias en las que será mejor que aparten la mirada...
Saludos.

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

7 al azar


¡Cuidao con mis primos!