martes, 11 de enero de 2011

Microcosmos



Ahora que la ley de marras contra los fumadores, no contra el tabaco, que sería la oración semánticamente correcta, está en marcha y nadie puede pararla, me ha parecido oportuno traer aquí una película del que quizá sea el director que más y mejor ha defendido el derecho y el placer de fumar. COFFEE AND CIGARETTES fue rodada a partir de la idea original que Jim Jarmusch ya adelantó en un exitoso corto que presentó diez años antes en Cannes, llevándose de calle la Palma de Oro. Fragmentada en sketches, la película ofrece un fondo y una forma perfectamente imbricados en ese espacio mítico que son los bares, y más concretamente las cafeterías típicamente neoyorquinas, donde conocidos y no tan conocidos se citan y charlan sobre lo divino y lo humano entre volutas de humo y platillos anegados en el combustible de las tazas. Jarmusch no logra una obra redonda por lo disperso de su mensaje, a veces deleita nuestros sentidos, como en el corte con Iggy Pop y Tom Waits que parece más una disputa de marujas que de dos ídolos de la  música; la surrealista intervención de Cate Blanchett desdoblándose en pantalla con su habitual maestría; o el delirante relato, quizá el mejor, con un Alfred Molina soberbio y un Steve Coogan que no le va a la zaga, donde sale más bilis que en una operación de estómago. Luego hay, sí, historias más o menos interesantes, sobre todo teniendo en cuenta la afinidad de cada espectador con cada actor, sólo que a veces nos da la impresión de que se trata de un marco algo más excusatorio, no tan definitivo. Aun así, es un film que suelo recomendar encarecidamente como una una exquisita extravagancia de Jarmusch e ideal para ver en casa con una cafetera, una botella de Carlos I y un paquete de Marlboro... y unos amigos, claro...
Saludos humeantes.

3 comentarios:

eloy dijo...

Ayer la volví a ver, y es una película que viene a pelo en estos días. Me quedo con las historias de Waits e Iggy Pop y con la de Alfred Molina (¡genial!).

Saludos

elprimerhombre dijo...

La vi en el cine pero la recuerdo vagamente, y creo que para mí también era la mejor la historia de Alfred Molina.

Un saludo!

Cinemagnific dijo...

En general, me divirtieron mucho todos los cortos.

Y sí, yo se la ponía a la Pajín esta peli y también Smoking y No Smoking.

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

¡Cuidao con mis primos!