sábado, 1 de enero de 2011

El imperio de los sinsentidos



Hay una frase que me desarma, ante la que nada puedo decir; evidentemente reza: "Es mejor callarte y parecer gilipollas que abrir la boca y despejar las dudas"... Genial ¿no? Bien, hoy he visto (al fin) THE SOCIAL NETWORK... y David Fincher al fin abrió la boca...
Me pasa con esta oda al arribismo nonsense lo mismo que con aquella ya increíblemente lejana INCEPTION: no entiendo las motivaciones por las que pudiesen llegar a ser necesarios sus rodajes; mucho menos el culto que se les rinde masivamente... ¡Ah, que esto va de Facebook!... Claro, ya lo entiendo; millones de personas poniendo chorradas para que otro tío se forre ¿por qué no iban a ir masivamente al cine también? A lo mejor porque el cine vale dinero... aunque también se puede descargar por internet; de hecho, ese cabroncete con cara de cabroncete que es Justin Timberlake hace aquí del cabroncete ideólogo de Napster... Sigamos ¿Recuerdan THE FIGHT CLUB? ¿sus tonos verdosos...? Sí, también están aquí; también igual que en SE7EN. Y el rollo de las fraternidades con códigos de honor y todo eso... Loor a Harvard, fábrica de mangantes de guante blanco; larga vida a las gilipollescas macrofiestas looney tunes (las llamo así porque jamás aparece una persona mentalmente adulta), donde se dirime casi la mitad del metraje de esta bobada en alta definición. Ah, sí, no podía faltar uno de los platos fuertes del cine comercial de principios de este siglo tan tonto que nos ha tocado vivir: hay una ingente cantidad de personajes que salen, se introducen en la trama y luego desaparecen sin dejar rastro y sin que nadie reaccione preguntando dónde coño se han metido. Por ejemplo esos dos gemelos remeros que es que son para darles con un cenicero en la boca, pero fuerte... ¿De verdad puede alguien comparar esta cosa con CITIZEN KANE?... No puedo creerlo, de verdad. Actores con menos bagaje artístico que la biografía de Alvaro Vitali; un supuesto protagonista incapaz de cambiar el careto de mueble-bar en cada película que hace (y ya ni el peinado); y para colmo, Fincher remata esta "obra maestra" con un boceto/intento poco menos que sonrojante de cine de juicios (Sí, también sale el malo de Falcon Crest y también desaparece misteriosamente), con cero tensión y una especie de obsesión por darle importancia a lo que no la tiene; al menos a mí me la trae floja que demanden a un multimillonario porque (jajaja!)... ¡ya no soy tu amigüito!... ¡chincha rabiña!...
En fin, un absoluto cúmulo de despropósitos del que sólo me ha sorprendido que nadie hable mal de ella y, en el plano positivo, la inquietante música del gran Trent Reznor.
No, ésta no se la recomiendo a nadie... para eso ya tenéis Facebook...
Saludos amistosos.

13 comentarios:

@ngel dijo...

Muy buena tu crítica ,yo la verdad no la he visto ni pienso ,últimamente descarto muchas pelis por su baja calidad o argumento y me pareció que la de facebook mucho argumento no es que pudiera tener ,ahora menos con tu aportación ,saludos! ,por cierto ,me han hablado muy bien del documental sobre los the doors ,hace meses que solo veo documentales ,por suerte bastante potentes ,hasta que llegue algo potable...

Luis Cifer dijo...

A mí me parece una peli muy buena, no comparto tu opinión, pero entiendo tu postura. Muy bien razonado tu punto de vista en el post, queda clor, pero no lo comparto. A mí sí me gustó, lo de facebook me parece casi anecdótico dentro del film, aunque se hable de él constantemente, más bien se le critica.

Luis Cifer dijo...

Por cierto, no sé quien ha dicho que es comparable a citizen kane, estaría borracho.

mlmc2038 dijo...

Mis espectativas con esta cinta eran de que llegaran más allá de las anecdotas de estos geeks de Harvard con la programación de una red social.

Facebook permite a cualquiera jactarse de tener más de 1000 amigos, aunque la vida real esa X persona si acaso le ha hablado a 50. Esperaba que ahondara en esas paradojas, pero al parecer no eran parte importante para esta cinta. Tal vez es tema aparte. Queda para futuros trabajos (si consideran importante tratar de la sociabilidad 2.0).

dvd dijo...

Voy por partes, si no me lío.
@ngel: Hablar de argumento es poco menos que temerario; sin embargo, es lo que se lleva ahora, que no te cuenten nada pero que esté bien envuelto. Supongo que te refieres a la cinta de Tom DiCillo que acaba de estrenarse; he leído críticas "así-asá"; hay a quien le gusta mucho y quien piensa que se la podían haber ahorrado, pero no la he visto aún.
Luis: Lo que dices está lleno de cordura, algo que eché de menos en la película; ahora, estaré atento a ver si alguien más preparado que yo (lo digo sin ironía) me ilumina al respecto. Sí, en el colmo de la incongruencia he leído lindezas como "Ciudadano Zuckerberg"... sin palabras...
mlmc: no recuerdo haberte leído por aquí antes, pero mi memoria es terrible; pero bienvenido por si acaso... Hablar de amistad en el caso de Facebook es una obscenidad que, de momento, no pienso incluir en mis ya saturadas actividades diarias. No es que lo vea mal, vale, es algo que se puede hacer, no pasa nada; lo que me revuelve las tripas es considerarlo como una especie de "dador de identidad". Ya hay quien afirma que si no estás en Facebook no eres nadie... yo añadiría que algunos ni siquiera así... En fin, gracias por comentar a todos...

David dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
David dijo...

Yo si he visto la peli y destaría un par de cosas buenas a priori:
La realización me parece buena y el trasfondo social en el que mete la historia es quiza lo que realmente tiene interes. Todo ese rollo de la forma en que tienen las nuevas generaciones de socializar y relacionarse a traves de la red etec. etc.

Me ocurre, que como a ti, "estas nuevas maneras" me repelen en mayor o menor grado. Por supuesto no contemplo relacionarme con nadie a traves de facebook y mis interacciones a través de la red van dirigidas fundamentalmente a paliar un deficit de orden intelectual y cultural (ya que el lugar donde vivo es un páramo), más que para buscar nuevos amiguitos o gente con la que "montarmelo".

Pero volviendo a la peli, que me voy por los cerros, deciros que me ha sido imposible mirar con simpatía o con neutralidad a los personajes, salvo a Erika.
Los demás me parecen directamente frívolos, inmaduros o directamente gilipollas. Pese al esfuerzo que hacen los guionistas de dotarles de ciertas dobleces y matices morales me parecen muy poco creibles y unidimensionales; ya sea por las limitadas capacidades interpretativas de los actores o porque todos esos matices de caracter los englobo en un punto de vista completamente autorreferencial: "Estos tipos me caen como el culo".
Y ya lo de compararlo con Kane... ¡pa cagarse!

dvd dijo...

A ver, me interesa lo que dices, porque una cosa es que conectes con lo que ves y otra que lo compartas. En ese sentido no soy remilgado y me da igual el contexto en el que se enclave lo que me cuentan, siempre que me lo cuenten con cierto "arte"; El problema es que esta película es aburrida, monótona e intrascendente, no aporta nada a la historia del cine, aunque eso tendremos que esperar un poco para comprobarlo, claro... Un saludo.

Mr. Lombreeze dijo...

Fincher y Nolan son los dos becerros de oro del cine actual. Dos fraudes del tamaño de Arizona. Más fríos que las letras de lady Gaga.
Enhorabuena por conseguir ver terminar este tostón de verborrea sin sentido ni sentimiento.
Yo he hablado mal de ella, pero es que no lees lo suficiente mis ingeniosos comentarios en los blogs de los amiguetes (poner tono mesiánico de sabelotodo).
Esto, para mí, es cine friki.

Me voy a dormir que tengo sueño. Mañana vuelvo a dar mal.

Mr. Lombreeze dijo...

Un año mu friki...

dvd dijo...

Ya, pero es que usted tiene superpoderes y yo sólo un LG pequeñito...

Mr. Lombreeze dijo...

Sí, eso es verdad. También tengo capa.

dvd dijo...

Y muy corta... Hay que ver lo fea que es la capa del Shazam, con esos bordaos... dios...

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

¡Cuidao con mis primos!