viernes, 19 de agosto de 2011

La era del miedo y la muerte



Comienzo del curso indéfilo 2011/2012... A falta de Liga, sed bienvenidos una vez más.
Hoy, una bonita película de esas que ahora gustan mucho y que la gente va a ver al cine.
El caso es que me esperaba otra cosa cuando me dispuse a ver BLACK DEATH, algo mucho peor, como la basura que protagonizó Nicolas Cage no hace mucho. Sin embargo, no seríamos justos con un film que se esfuerza con todo lo que tiene a su alcance por desmarcarse del cliché; y lo hace acercándose a propuestas tan poco convencionales como EL NOMBRE DE LA ROSA o AGUIRRE, de Werner Herzog. Por supuesto, ésta es una peli de espadazos, sin muchos efectos raros pero destinada a entretener más que a inquietar. El problema es creerte tu propia circunstancia, lo que hace derivar lo muy entretenido de la primera hora en un galimatías existencial a lo Shyamalan (sí, demasiadas referencias y demasiado inencontrables entre sí), solo que sin un giro final definido, sino apelando a una suerte de "Ah, que usted creía en Dios... Pues entonces allá usted..."; un interesante debate que necesita, evidentemente, un poderoso guión y un director sin miedo a las grandes preguntas, lo que tampoco encontraremos aquí. Lo que sí encontraremos, y por eso merece la pena dejarlo claro, es un grupo de actores, comandados por un excelente Sean Bean, que son el punto fuerte de la película; una recreación impactante y verosímil de una Edad Media devastada por la Peste Negra; unas escenas de lucha muy creíbles, con gente que se cansa y rozaduras que luego hay que curar. Es decir: blockbuster de calidad y con ínfulas autorales que nos hace esperar lo mejor de este joven director británico, siempre y cuando sea capaz de mantener una cierta e higiénica distancia con Hollywood, lo que tipos como Nolan no han logrado, y por eso BLACK DEATH nunca podría haber sido filmada en despachos de caoba. Y ustedes lo saben.
Véanla una noche de verano de éstas aburridas, no les decepcionará.
Saludos infectados.



7 comentarios:

Mr. Lombreeze dijo...

Sí, yo también la vi temiéndome lo peor y, afortunadamente, lo peor nunca llegó. Sin embargo nunca me hubiera atrevido a recomendársela a usted. Coincido en la gran baza de la ambientación. Y un poco de caña al fantatismo religioso nunca viene mal, aunque sea light. El pobre Sean Bean no se va a desencasillar, a este paso, en la p**a vida.
Y no se vaya usted de vacaciones sin avisar, coñe, que nos deja preocupados

Cinemagnific dijo...

Oye, pues no la conozco. Me gusta el cine "histórico" y de aventuras, así que le echaré un vistazo.

Santiago Bullard dijo...

No le he visto, pero me gusta como suena; el título también.

Por cierto, que a mí "El nombre de la rosa" no me gustó mucho. El guión tiene ataduras muy forzadas, que no me dicen nada. Igual el Connery está en su sitio.

dvd dijo...

Han sido vacaciones criogénicas, por eso no avisé... Por suerte ya pasó todo...

Santiago Bullard dijo...

Es que claro, todos esperábamos el clásico aviso de "Me voy de vacaciones, se joden" de todos los años, con esos cartelitos a mano en sobre manila. En fin, que es un gusto tenerte de vuelta.
Un abrazo!

Möbius el Crononauta dijo...

Puede estar bien. Veremos a ver.

dvd dijo...

A Bullard me lo dejas, que es un señor, Anónimo de los cojones...

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

¡Cuidao con mis primos!