jueves, 9 de marzo de 2017

Postulados para la violación de la realidad #22



En 2010, Kiarostami realizó un pequeño encargo de la cinemateca francesa, un cortometraje en el que pudiera engarzar la infancia con la experiencia del cine, y con el que el director iraní volvió indisimuladamente a sus más primerizos trabajos, en los que con tanto acierto filmaba a los chicos de las calles de Teherán, tanto en el colegio como fuera del mismo. NO parece un modesto híbrido entre el documento amable y el spot televisivo, pero se pueden rastrear muchas claves de la cobardía de los cineastas contemporáneos,incapaces de elaborar preguntas sencillas, por miedo quizá a que las respuestas también sean sencillas. En este caso, es una niña la que contesta, pensando que a lo mejor va a ser la protagonista de una película, y de la que vamos conociendo detalles de su día a día, de que tiene un amigo que envidia su pelo y a veces se lo corta sin que se dé cuenta, y de cómo no podrá ser una estrella de cine si siguen cortándole el pelo... Una cámara, una niña, un relato. El cine.
Saludos.

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

¡Cuidao con mis primos!