martes, 7 de junio de 2016

Para entrar a vivir



Si la Palma de Oro de este año ha desconcertado a propios y extraños, poco más o menos pasó lo mismo el año pasado, así que hablemos un poco de DHEEPAN, de Jacques Audiard. Y no sé por dónde empezar, porque esta es una película que me descoloca, que parece querer saltarse todos los lugares comunes del thriller (porque de hecho no pertenece a este género), aunque esa "esencia" se esconde sutilmente tras cada imagen, en la que Audiard, de la misma forma que en la sobrevalorada UN PROPHÈTE, pretende transgredir una historia que dista mucho de ser sorprendente, excepto por la nacionalidad de sus protagonistas. Proveniente de Sri Lanka, un antiguo combatiente en la guerra civil finge un matrimonio y una hija para poder salir de la isla, rumbo a Francia; allí le espera la segunda parte de su odisea, ya que las asistencias sociales lo instalan en un barrio tremendamente conflictivo como conserje. La primera parte del film es más que digno, y mantiene la atención sobre lo que e está contando sin aparente esfuerzo, pero Audiard siempre tiende a no saber dónde parar a tiempo, y la película crece en metraje pero no en intensidad, y lo que tenía nervio sostenido por un guion excelentemente escrito pierde toda credibilidad en el segundo tramo, justo cuando empiezan los tiros. No sé, no consigo conectar con este director, aunque a priori sus trabajos me parecen interesantes, pero es empezar a verlos y no poder asimilar el montante de manera uniforme.
¿Demasiado poco para una Palma de Oro? Hombre, pues sí. Por allí estaban, por citar algunas, EL HIJO DE SAÚL, SICARIO, THE ASSASSIN, CAROL o la que precisamente comentábamos ayer... ¿Una pizquilla de chauvinismo?... Hombre, pues tampoco creo que sea eso. Pero este año se han lucido de todas todas...
Saludos.

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

7 al azar


¡Cuidao con mis primos!