martes, 4 de mayo de 2010

Malas noticias

En 1976, NETWORK, de Sidney Lumet, logró cuatro oscars, tres de interpretación y el de mejor guión original. Muchos cinéfilos, yo entre ellos, seguimos sin perdonar este hecho. Bueno, la  verdad es que duele más ver como mejor película a ROCKY que a TAXI DRIVER... cosas de yanquis; porque lo cierto es que Peter Finch tenía prácticamente asegurada la estatuilla, al ser a título póstumo.
Dejando de lado los rencores y frustraciones, NETWORK es uno de esos films rotundos, seguros de sí mismos, muy americano y muy visceral; y una peli que, curiosamente, ni ha envejecido ni ha ganado con el tiempo... o quizá un poco de las dos cosas. Lumet nos contaba, con varios frentes abiertos, los pútridos entresijos de una cadena de televisión y de la maquinal ausencia de escrúpulos por parte de unos directivos que, a medida que el guión avanza, se tornan más y más despiadados. Y NETWORK empieza de forma arrolladora, mostrando a Finch, un veterano presentador de informativos que ha perdido audiencia sensiblemente, anunciando en directo su desinterés por esta vida materialista y adocenada, por lo que, en pocos días, consumará su suicidio. La repugnante utilización de este hecho por parte de la propia cadena, primero recibida con estupor, toda vez que se confirma el lamentable estado mental de Finch, usándole como predicador catódico (su frase "Estoy harto de este mundo y no aguanto más" pasa a ser lema del programa), es decir: revirtiendo la amargura y desesperación en puro espectáculo que salvará a la cadena. El problema, pese a que el film mantiene una calidad intachable, es que más o menos a la mitad la cosa se desmanda, Finch pasa a un segundo plano y Lumet se centra más en el improbable affaire de Faye Dunaway (también oscarizada) y un William Holden ya bastante cascadete; esto baja notablemente el interés hasta el tramo final, donde se retoma felizmente a Finch y su particular batalla por no caer en el sensacionalismo.
Ya digo, se trata de un título sólido y que se ve hoy en día sin demasiados remilgos, pero nunca perdonaremos la faena que le hicieron al pobre Robertito...
Saludos en antena.

5 comentarios:

Crowley dijo...

Pues esta me la apunto, amigo DVD, que no le tengo yo la pista cogida.
y respecto a lo del dolor... sí que duele, sí.
Un saludo

Mr. Lombreeze dijo...

Estoy de acuerdo en tu valoración de la peli.
Pero en desacuerdo en lo de Peter Finch, no fastidies, ese actorazo se lo merecía.
Un tipo guapísimo además. A Bobby le quedaba toda la vida por delante para ganar más Oscars.

dvd dijo...

Ya lo sé, pero es que es el mejor papel de deNiro, en mi modesta opinión... Es que TAXI DRIVER no se llevó nada... Es que ganó ROCKY...

elprimerhombre dijo...

dvd, entiendo que sueñe con lo de ROCKY, pero usted y yo (y muchísimos más), sabemos que no hay color entre la de Stallone con la de De Niro. Y qué más da un óscar más o menos, la calidad de Taxi Driver estará ahí para siempre, para que podamos visionarla cuando queramos.

Acuérdese que Hitchcock no ganó ningún óscar, ni Kubrick, ni Welles, ni Cary Grant, ¿qué me dice a eso?

Refiriéndome a Network, esta es una peli que la tengo hace bastante tiempo para ver, pero tengo tantas amigo...Y eso que Sidney Lumet es un director para tener muy en cuenta, con una trayectoria bastante envidiable.

Un saludo, y no sueñe con ROCKY!!!

dvd dijo...

No, si ya me tapa todas las pesadillas un tal Cameron nosequé...

... ¿Y todo esto lo ha hecho usted solo?...
No, necesité estar rodeado de siete mil millones de personas...

¡Cuidao con mis primos!